| 1/26/2011 10:15:00 AM

Foro de Davos observa crecimiento global por impulsos de emergentes

El Foro Económico de Davos observa un crecimiento global, por los impulsos de las economías emergentes asiáticas y latinoamericanas, de Alemania y por la recuperación de EU.

Davos, Suiza - En su inauguración, el Foro ha prestado atención a la crisis de endeudamiento de la zona del euro y a los problemas de los países periféricos de Europa, como la baja productividad y crecimiento de Grecia, Irlanda y España.

Los expertos económicos reunidos en la localidad suiza de Davos coinciden en que las expectativas de crecimiento este año son positivas, si bien se mantiene un elevado nivel de incertidumbre.

El profesor de Economía de la Universidad de Nueva York Nouriel Roubini pronosticó un crecimiento anémico los próximos tres años en EEUU, Europa y Japón y manifestó dudas respecto a Alemania, pese a que creció un 3,6% el año pasado.

Roubini dijo que el mercado inmobiliario ha caído de nuevo en EEUU y alertó de que no hay perspectivas de que se vaya a reducir el elevado déficit presupuestario estadounidense a largo plazo.

Además, el analista advirtió de nuevo en el Foro de Davos, como lo hizo el año pasado, del peligro de que España tenga que ser rescatada, debido a las graves consecuencias que tendría para la cohesión de la zona del euro, ya que es su cuarta economía.

En uno de los primeros encuentros del Foro de Davos en el que se ha analizado la situación de la economía global, Roubini dijo que "España es demasiado grande para caer" y al mismo tiempo "demasiado grande para ser rescatada".

Alertó de que el euro está muy fuerte y de que existe un riesgo creciente de que la Unión Monetaria (UM) se disuelva en el futuro.

El analista económico estadounidense de origen judío-iraní, una de las voces más esperadas y escuchadas en el Foro de Davos, predijo la recesión económica por el colapso de las hipotecas "subprime", algo que fue considerado exagerado en su momento pero que un año después se vio muy acertado al estallar la crisis financiera.

En 1971 el fundador del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab, invitó a unos 440 altos cargos ejecutivos de empresas de todo el mundo a Davos para discutir sobre la situación de la economía global en la soledad y tranquilidad de las nevadas montañas de los Alpes suizos.

Cuarenta años después son 2.500 los invitados, de ellos 1.400 ejecutivos de grandes empresas y el resto líderes políticos, económicos y financieros, tan sólo un 20 por ciento son mujeres.

La creciente importancia de economías emergentes como China e India se refleja en el aumento de sus delegaciones en Davos, cuya presencia es más fuerte que nunca.

EEUU es el país más representado, con el mayor grupo de participantes, si bien la presencia de India ha aumentado hasta 140 personas y la de China representa ya un 5,3% (0,6% hace diez años).

El modelo económico de China, que ha proporcionado extraordinario crecimiento gracias a que la devaluación del yuan ha impulsado las exportaciones, es insostenible, alertó el ex vicepresidente del Banco Central chino, Zhu Min, actualmente asesor del Fondo Monetario Internacional.

China, cuya renta per cápita es la cuarta parte de la de EEUU, necesita corregir desequilibrios incrementando su consumo interno y reduciendo el elevado nivel de ahorro.

Schwab estudia adelantar la cita en Davos una semana, a partir de 2013, para que puedan acudir más chinos ya que actualmente el Foro queda muy cerca de la celebración del Año Nuevo en China.

A la lujosa estación de esquí alpina de Davos han vuelto este año algunos consejeros delegados o presidentes de los grandes bancos internacionales tras dos años de ausencia por la crisis financiera.

Asisten los presidentes del banco estadounidense JP Morgan, Jamie Dimon, del suizo UBS, Oswald Grübel, y de Citigroup, Vikram Pandit, pero sus homólogos de Goldman Sachs y Morgan Stanley no acudirán a la cita.

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?