| 9/21/2007 12:00:00 AM

Forbes: Gates sigue siendo el estadounidense más rico

Con el nuevo umbral, 82 de los multimillonarios de Estados Unidos quedaron fuera.

Nueva York.- Mil millones de dólares ya no tienen el mismo impacto que antes.


Por primera vez, se requiere tener más de esa cantidad para poder ser incluido en la lista de los 400 estadounidenses más ricos que publica la revista Forbes. La cifra neta mínima para aparecer en las clasificaciones de este año difundidas el jueves es de 1.300 millones de dólares, un incremento de 300 millones en comparación con el año pasado.

En conjunto, la fortuna de las personas incluidas en la lista publicada es de 1.540 billones de dólares, en comparación con 1.250 billones en el 2006.

La cabeza de la lista permaneció sin cambios: Bill Gates, el fundador de Microsoft Corp., la encabezó por 14to año consecutivo, esta vez con una riqueza calculada en 59.000 millones de dólares.

Detrás de él se encuentra Warren Buffett, de Berkshire Hathaway Inc., con aproximadamente 52.000 millones, y el magnate de los casinos Sheldon Adelson está en tercer sitio con una fortuna de unos 28.000 millones.

Larry Ellison de Oracle Corp. se mantuvo en cuarto lugar, con activos por 26.000 millones de dólares.

Un cambio importante fue el de los fundadores de Google Inc., Sergey Brin y Larry Page, que se colocaron entre los 10 más ricos del país por primera vez, empatados en quinto lugar. La riqueza de los magnates de 34 años se ha cuadruplicado desde el 2004 a aproximadamente 18.500 millones de dólares en el 2007.

El más joven en la lista de este año es John Arnold, de 33 años, administrador de fondos de inversión libre, que está ubicado en el sitio 317 con una fortuna de 1.500 millones.

 

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?