| 4/13/2011 1:00:00 PM

Fondo chino dispuesto a invertir 9.000 millones de euros en cajas españolas

Los inversores chinos han puesto sus ojos en España y la China Investment Corporation (CIC), ha avanzado su disponibilidad para destinar más de 9.000 millones de euros al sector financiero, fundamentalmente a las cajas de ahorros.

Singapur - El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, ha concluido su visita a Pekín con una reunión con los principales agentes del sector financiero chino y después ha viajado a Singapur, donde ha iniciado los contactos con las autoridades del país para "promocionar" la economía española.

En China no ha habido compromisos concretos, pero Zapatero sí ha escuchado el interés del gigante asiático de invertir en España y confía en sumar también a Singapur, país que disfruta de la tercera renta per capita más alta del mundo y que el año pasado creció un 14,5%.

Mañana se citará con los principales bancos y fondos singapureños y explicará de nuevo las reformas puestas en marcha por su Gobierno para asentar la recuperación, como ha hecho con los inversores chinos.

Después de que el primer ministro chino, Wen Jiabao, prometiera ayer que su país seguirá comprando deuda española e invertirá en las cajas, hoy el vicepresidente de la China Investment Corporation, Xie Ping, ha explicado que podría destinar más de 9.000 millones de euros al sector financiero español, si encuentra proyectos interesantes.

La mayor parte de esos recursos provendrían de fondos públicos, aunque también ha apuntado la posibilidad de movilizar fondos privados.

Además de la CIC, a la reunión con Zapatero han asistido el Banco Popular de China (o banco central); el Bank of China, cuarta entidad del país; el China Citic Bank, el octavo banco más grande por gestión de activos, de los que el Bbva posee un 15%; la Comisión Reguladora Bancaria; y la Administración Estatal de Divisas.

La capacidad inversora de estas instituciones, según fuentes del Ejecutivo español, supera los 3,5 billones de dólares, más de tres veces el PIB español.

Al margen de la deuda, han dejado claro que uno de sus posibles focos de inversión son las cajas, aunque, como han precisado las fuentes del Gobierno, no precisamente las que presentan más problemas y menos rentabilidad.

Zapatero ha vuelto a agradecer la confianza depositado en España durante la crisis, una actitud que "ha sido un factor importante ante los mercados para generar estabilidad".

Hoy, según ha manifestado en rueda de prensa, "no hay ninguna previsión en el horizonte de tener que hacer nuevas medidas de ajuste" y los analistas descartan un eventual rescate del país, aunque el Gobierno "no va a bajar la guardia" y seguirá con las reformas comprometidas.

Ha animado también a los inversores a participar en los proyectos de infraestructuras, como la privatización del 49% de Aena, los concursos para la gestión privada de los aeropuertos de Barajas y el Prat y el plan de colaboración entre el sector público y privado para grandes obras.

Tras este viaje, ha considerado que España "está muy bien posicionada en China", clave para el crecimiento económico, y ha destacado la importancia de la "diplomacia económica".

No ha habido en sus encuentros con las autoridades del país ninguna referencia a la situación de los derechos humanos y hoy lo ha justificado alegando que su agenda tenía "un marcado carácter económico" y que hay "otros ámbitos y reuniones" de carácter políticos en los que se puede hablar sobre reformas en China.

Coincidiendo con su visita y en presencia del ministro de Industria, Miguel Sebastián, y del viceministro de comercio chino, Gao Hucheng, seis empresas españolas han dado un paso más para afianzar su presencia en la segunda economía mundial.

Gamesa, el Banco Santander, el Grupo Antolín, Indra, la empresa de explosivos Maxam y Ringo, dedicada a las válvulas para energía, han suscrito sendos acuerdos de inversión con socios chinos por un importe aproximado de 1.500 millones de euros.

Tras dejar Pekín, Zapatero ha llegado a Singapur, donde se ha reunido con el anciano ministro mentor, Lee Kuan Yew, fundador de este pequeño y próspero Estado, y con el primer ministro, Lee Hsien Loong, ante quienes ha manifestado su deseo de incrementar las relaciones económicas, que han decaído durante la reciente crisis.

Para facilitar esas relaciones, Sebastián ha suscrito con su homólogo singapureño un convenido para evitar la doble imposición y prevenir la evasión fiscal en materia de impuestos sobre la renta.

Mañana, tras reunirse con los inversores del país, Zapatero volverá a China, a la sureña isla de Hainan, donde ha sido invitado a participar en el Foro Boao, el Davos asiático.

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?