| 5/23/2013 11:51:00 AM

Fitch mantiene sin cambios la calificación de Santander, BBVA y Caixabank

La agencia de medición de riesgos Fitch mantuvo sin cambios la calificación que aplica a los tres principales bancos españoles, Santander, BBVA y Caixabank de los que valora el liderazgo de su negocio minorista en España, la facilidad para financiarse y su capacidad para absorber pérdidas.

En su informe, Fitch apuntó que Santander y BBVA tienen una calificación de BBB+, aprobado alto y un escalón por encima de la del Reino de España, mientras que a Caixabank la califica con BBB, un aprobado y, en los tres casos, mantuvo la perspectiva negativa.

En junio de 2012 Fitch rebajó dos escalones la nota de Santander y BBVA, y en agosto de ese mismo año dejó a Caixabank en BBB, tras la absorción de Banca Cívica.

La agencia destacó que las tres entidades cuentan con suficientes reservas de capital y con activos de calidad frente al resto de entidades financieras, pese a que el entorno macroeconómico español no es bueno.

Las dos mayores entidades -Santander y BBVA- se benefician de la diversificación geográfica de su negocio, la mayor parte del cual no procede de España, lo que los sitúa en mejor posición que a otros para hacer frente a posibles crisis crediticias.

No obstante, esto no los aisla completamente del entorno bancario español, aunque Fitch señala al riesgo soberano como el factor fundamental que impide que la calificación de estas dos entidades sea sólo un escalón superior que la de España.

Los tres bancos sufrirán para mantener su nivel de ingresos en 2013, añadió el documento, debido a los bajos tipos de interés, pero sus beneficios no sufrirán en la misma medida.

Santander, BBVA y la Caixa acceden sin problemas a los mercados y se han desapalancado correctamente, por lo que redujeron su exposición al sector inmobiliario.

EFE/D.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?