| 11/26/2008 12:00:00 AM

Fitch bajó la calificación de Toyota. Problemas en Suzuki

TOKIO - La compañía japonesa Toyota Motor Corp recibió el miércoles su primera rebaja de calificación crediticia en una década, lo que golpeó a sus acciones y elevó sus costos para pedir préstamos, debido a la histórica depresión de la industria automotriz mundial.

Fitch Ratings recortó el miércoles sus notas para la deuda local y externa de largo plazo de Toyota a "AA", desde "AAA", con perspectiva negativa, porque dijo que la automotriz requiere revisar sus inversiones globales, su cartera de productos y su ritmo de expansión para los desafíos que enfrenta.

"Es tan negativo el desarrollo de la industria que ni el mayor jugador, Toyota, puede respaldar una nota 'AAA'", explicó Tatsuya Mizuno, director de Fitch.

La escasez de créditos ha hundido a las ventas en Estados Unidos y Europa, y ahora ha golpeado al crecimiento de China, India, Rusia y otros mercados en los que el sector había cifrado sus últimas esperanzas para su crecimiento de corto plazo.

"Es imposible decir a dónde irá la demanda el año próximo", comentó Osamu Suzuki, presidente ejecutivo de Suzuki Motor Corp, en Tokio.

"Si hay un mercado que no está siendo afectado por Estados Unidos, no es de este planeta", agregó.

Toyota estima que las ventas en Rusia bajarán el año próximo, según reportó la agencia japonesa Kyodo, que citó a Tadashi Arashima, jefe de operaciones europeas de la firma.

En todo caso, la mayor automotriz del mundo, que había consolidado deudas de 12,2 billones de yenes (128.000 millones de dólares) después de marzo, según Fitch, todavía es la única del sector con una nota "AAA" de las agencias calificadoras Standard & Poor's y Moody's Investors Service.

El costo de protección contra el incumplimiento de la deuda de Toyota subió tras la rebaja de Fitch.

LA ESPERANZA DE SUZUKI

Pese a las malas noticias de Toyota, sus rivales estadounidenses General Motors Corp, Ford Motor Co y Chrysler LLC están en una situación peor.

Los Tres Grandes de Detroit, cuyas calificaciones crediticias están en nivel basura, han solicitado el auxilio del Gobierno para salir de una crisis histórica del mercado local.

El presidente ejecutivo de GM, Rick Wagoner, ha advertido que la economía estadounidense podría enfrentar un "colapso catastrófico" sin un rescate al sector, en un intento por convencer a los legisladores de que la quiebra no es una opción.

Los líderes del Congreso exigieron que, a más tardar el próximo mes, las automotrices de Detroit presenten planes de negocios para evitar la bancarrota que justifiquen un rescate gubernamental.

El jefe de Suzuki Motor, una ex-filial de GM cuya sociedad con la estadounidense lleva 27 años, dijo que estaba "100 por ciento" seguro de que GM evitará la bancarrota y que confiaba en Wagoner.

La semana pasada, GM vendió el 3 por ciento que aún tenía de Suzuki en medio de una ronda de enajenaciones de activos prescindibles, pero la japonesa dijo que seguirán trabajando juntas en el desarrollo de tecnologías de seguridad y ecológicas.

A su vez, Mazda indicó que suspenderá por dos días en diciembre la producción de una fábrica en Japón que construye los modelos Mazda3 y Mazda6, lo que se enmarca en un plan de reducción de su producción de 73.000 unidades entre octubre y marzo.

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?