| 12/11/2006 12:00:00 AM

Fijan precio base para acción de Acerías Paz del Río

Los accionistas vendedores acordaron un valor de 52 pesos por acción, con lo cual el monto mínimo que deberán pagar los inversionistas interesados en adquirir las acciones será de $425.880.449.592.

Bogotá.- El Instituto de Fomento Industrial en liquidación, el Fondo de Capitalización Acerías Paz del Río y otros accionistas de Acerías Paz del Río en Reestructuración, alcanzaron este fin de semana un acuerdo para vender en conjunto las 8.190.008.642 acciones ordinarias que en la actualidad poseen en dicha siderúrgica.

Conforme con el acuerdo alcanzado los accionistas antes mencionados venderán en un martillo, que se llevará a cabo a través de la Bolsa de Valores de Colombia (BVC), acciones que representan en conjunto el 51.89% del capital suscrito y pagado de Acería Paz del Río en Reestructuración, esto es, 8.190.008.642 acciones ordinarias.

Los accionistas vendedores acordaron que el precio base en el martillo por cada acción en venta será de $52, con lo cual el monto mínimo que deberán pagar los inversionistas interesados en adquirir las acciones será de $425.880.449.592. A partir de dicho precio base, el valor final de la operación será el resultado de la puja entre los inversionistas interesados que participen en el martillo.

Acería Paz del Río en Reestructuración es la única siderúrgica integrada de Colombia. Su actividad productiva se lleva a cabo mediante la explotación de minerales como carbón coquizable, caliza y mineral de hierro, la fabricación de materias primas como coque, sínter, arrabio y cal, la producción de acero, la laminación de productos de acero y el aprovechamiento de subproductos como escoria granulada, abono fosfórico, sulfato de amonio, naftalina y brea.

La empresa registró a octubre 31 de 2006 un volumen de ventas de 275.592 toneladas de productos de acero, ingresos operacionales por $410.648 millones, EBITDA por $144.606 millones (35% de los ingresos) y utilidad neta de $86.275 millones (21% de los ingresos).

La planta industrial de Acería Paz del Río en Reestructuración está ubicada en Belencito (Boyacá), dentro de la jurisdicción de los municipios de Nobsa y Corrales, a 220 kilómetros de Bogotá. Cuenta con equipos para la explotación de minas de mineral de hierro en Paz de Río, de carbón coquizable en Paz de Río y Samacá, y de caliza en Belencito. La magnitud de las reservas y recursos de los yacimientos de mineral de hierro y de caliza permitirán la operación de la siderúrgica por un periodo mayor a 50 años. La magnitud de las reservas y recursos de los yacimientos de carbón coquizable exceden sustancialmente las necesidades para la operación siderúrgica.

El nacimiento de Acería Paz del Río en Reestructuración se remonta a 1947 cuando el Gobierno Nacional, por medio de la Ley 45 de dicho año, autorizó la creación de una siderúrgica en Boyacá. El 17 de septiembre de 1948 se formó la sociedad anónima Empresa Siderúrgica Nacional de Paz de Río. En octubre de 1954, la empresa cambió su razón social por la de Acerías Paz del Río S. A.

La empresa entró en un proceso de reestructuración bajo la Ley 550 de 2003, el cual fue modificado en reciente oportunidad, permitiéndole una mayor flexibilidad en la atención de sus obligaciones reestructuradas, así como una mejora en su gobierno corporativo.

A la fecha, luego de tres años de ejecución del acuerdo de reestructuración, la empresa ha prepagado la totalidad de la deuda que existía con sus trabajadores y pensionados; se normalizó el pasivo pensional dando las garantías que la ley exige; se ha pagado el 65% del pasivo externo de forma anticipada aunque el acuerdo prevé que debe pagarse en 10 años; y se ha dado inicio a un programa de reconversión industrial que permitirá ahorros del orden de $120.000 por tonelada de acero producida y que además aumentará la producción de 335.000 toneladas en 2006 a 380.000 en 2007.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?