| 8/26/2008 12:00:00 AM

Fed: Intereses no son bajos, pero seguramente subirán

WASHINGTON- Pese al temor a la inflación, la mayor parte de los gobernadores de la Reserva Federal no estimaron oportuno en su encuentro de agosto alterar una tasa de interés clave, al considerar que no era excesivamente baja ante el endurecimiento del crédito que afectó por igual a los consumidores y empresas.

Los documentos de ese encuentro, difundidos el martes, aportan claridad sobre la estrategia de la Reserva Federal en su reunión del 5 de agosto, cuando los gobernadores del banco central decidieron mantener la tasa clave en el 2% por segunda reunión consecutiva. Ante el aumento del paro y la inflación, un crecimiento económico débil y contracción del crédito, la Fed decidió no alterar su política monetaria.

"La mayoría de los miembros no consideró la presente situación particularmente acomodaticia, ya que muchos hogares y empresas encaran un elevado costo del dinero y la contracción del crédito" debido a la crisis de los mercados financieros y los problemas económicos, indicó el documento de la Fed.

Empero, seguramente el próximo cambio de las tasas será para encarecerlas, según los documentos.

"Aunque algunos miembros anticiparon que la próxima decisión será encarecer el precio del dinero", el momento de hacerlo no está claro y depende del crecimiento económico y la inflación. Muchos economistas creen que la junta comenzará a elevar las tasas de interés el próximo año para contener la inflación.

En una conferencia efectuada la semana pasada en Jackson Hole, Wyoming, el presidente de la Fed, Ben Bernanke, indicó que las tasas de interés seguramente permanecerán en el 2% en la próxima reunión del organismo el 16 de septiembre. Algunos temen que mantener las tasas en su nivel actual, las más bajas en 4 años, podría empeorar el repunte de la inflación.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?