| 8/16/2007 12:00:00 AM

Fed intenta frenar crisis financiera

La Reserva Federal cuenta con una gama de herramientas para impedir que los problemas de las instituciones financieras provoquen una crisis económica más amplia.

Washington_ La Reserva Federal inyectó miles de millones de dólares en el sistema financiero estadounidense el viernes después que una crisis global de los mercados crediticios provocó la caída en picada de Wall Street y liquidó los ahorros de inversores grandes y pequeños.

¿Será suficiente, o se verán obligados el presidente de la Fed Ben Bernanke y sus colegas a hurgar más profundamente en su caja de herramientas?

La medida del banco central tal vez alivió en alguna medida los temores de los inversores. El índice industrial Dow Jones volvió a caer el viernes, pero poco _15 puntos_ al cabo de una jornada de altibajos.

La Reserva Federal cuenta con una gama de herramientas para impedir que los problemas de las instituciones financieras provoquen una crisis económica más amplia. También puede usar el poder de las palabras para tratar de serenar a los inversores.

Hasta ahora, ha optado por un poco de cada cosa.

Ordenó la inyección de fondos adicionales en el sistema con la esperanza de que los bancos y otras instituciones capearan el temporal y realizaran sus negocios sin tantos sobresaltos.

También trató de tranquilizar tanto a la Bolsa como al ciudadano común, asegurando que mantiene el control de una situación perturbadora, comprometiéndose a entregar "reservas en la medida que sea necesario" para sacar a los mercados del atolladero.

Bernanke y sus colegas tuvieron que mostrarse muy sutiles al reconocer la existencia del problema y discutir algunas medidas de alivio, pero sin decir nada que asustara a los inversores.

"Si dijeran que es una gran crisis y que realmente están preocupados de que se convierta en una crisis económica, tendría el efecto contrario sobre los inversores y acrecentaría el pánico", dijo el economista Victor Li.

La Fed de Bernanke no puede pasar por alto los problemas del mercado. Al mismo tiempo, debe hacer lo que más le convenga a la economía a largo plazo.

La Fed, en su reunión del martes, reconoció que la turbulencia en Wall Street, los problemas crediticios y la caída del mercado nacional de la vivienda significan amenazas crecientes para la economía. Pero se abstuvo de reducir las tasas de interés y se aferró al pronóstico de que la economía capeará el temporal financiero y crecerá gradualmente en los próximos meses.

"Parece que Bernanke está más dispuesto que (su predecesor) Alan Greenspan a permitir que las tensiones financieras se disipen a su ritmo para asegurar que los inversores no se sientan envalentonados en el futuro y asuman riesgos mayores. Existe la sensación de que ese argumento tiene más peso con Bernanke que con Greenspan", dijo Mark Zandi, economista jefe de Moody's Economy.com.

"Veremos si es verdad en la próxima semana, más o menos. Si continúa la inestabilidad de los mercados, ya se verá si la Fed de Bernanke sigue el recetario de Greenspan".

Para garantizar que haya dinero disponible en cantidad suficiente, la Reserva Federal inyectó 38.000 millones de dólares de sus reservas temporarias en el sistema el viernes, la mayor suma desde los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001. El día anterior, había enviado 24.000 millones de dólares al sistema.

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?