| 11/21/2007 12:00:00 AM

Falla demuestra dificultad de construir robots como humanos

Japón es uno de los países punta en robótica y el gobierno quiere que sus empresas inviertan más en investigaciones para fabricar robots domésticos.

Hitachinaka, Japón_ Todo parecía ir perfecto para el robot de Hitachi, hasta que se estrelló contra un escritorio.

La máquina estaba acaparando el miércoles toda la atención en el escenario, moviéndose por la superficie y saludando con la mano hasta que chocó con una mesa.

La máquina, de 80 centímetros de altura y 13 kilogramos de peso, puede movilizarse sobre dos ruedas, arrodillarse para moverse sobre cuatro ruedas, y levantar la pata unos 3 centímetros para superar obstáculos o desniveles. Sin embargo, el choque demuestra lo que aún le falta a la tecnología para lograr el robot perfecto.

El robot rojo y blanco, diseñado para cumplir ciertas funciones en una oficina, no estaba capacitado para soportar el tráfico de conexiones inalámbricas y de internet en el centro de investigación de Hitachi Ltd. y se chocó contra un escritorio en plena demostración.

Los reporteros que estaban presentes en el evento se aglutinaron en torno a la máquina y vieron cómo no respondía a las señales que se le enviaba por control remoto.

Los robots son utilizados principalmente como máquinas industriales o herramientas de entretenimientos. Sin embargo, el nuevo producto de Hitachi es un paso más avanzado que busca hallar la máquina que cumpla tareas domésticas pero que no tenga mayores complicaciones y no represente peligro para los consumidores.

En el 2005 Hitachi ya mostró un robot de 130 centímetros, el EMIEW. La nueva versión, el EMIEW 2, pesa cuatro veces menos.

Japón es uno de los países punta en robótica y el gobierno quiere que sus empresas inviertan más en investigaciones para fabricar robots domésticos.

 

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?