| 1/19/2011 2:30:00 PM

Excesos en base militar y fuga de condenado generan gran polémica en el país

La breve fuga de un exoficial del Ejército condenado por homicidio y preso en la base militar de Tolemaida ha sacado a la luz pública en Colombia excesos y fallas de seguridad en centros especiales para reclusos de las Fuerzas Armadas y la Policía.

Bogotá - El exmayor del Ejército César Maldonado se había fugado el martes de Tolemaida y fue encontrado en la madrugada de hoy dentro del perímetro de esa misma base, situada en la población de Melgar (centro).

Maldonado es uno de los más de 1.000 miembros de las Fuerzas Armadas y la Policía presos en centros de reclusión especiales, de los que más de la mitad están condenados, según datos del gubernamental Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec).

Condenado por ser el autor intelectual del frustrado atentado contra el excongresista y líder sindical Wilson Borja en el 2000, Maldonado fue sentenciado a más de 25 años de prisión por el delito de homicidio agravado y cumplía su pena en Tolemaida.

El propio Borja denunció hoy en declaraciones a los medios que tanto Maldonado como otros militares recluidos en Tolemaida "entran y salen" cuando quieren de esa base.

Y es que la breve fuga del exmayor ha vuelto a reabrir un viejo debate en Colombia: el de las irregularidades que se cometen en los centros de reclusión para policías y militares, con privilegios para los presos que no existen en el resto de cárceles.

"El régimen disciplinario de los centros de reclusión será revisado (...) para evitar que casos como éste vuelvan a suceder", anunció a los periodistas el comandante de las Fuerzas Armadas, el almirante Edgar Cely.

Por su parte, el ministro de Defensa, Rodrigo Rivera, dijo en una rueda de prensa que esos centros de reclusión especiales existen "para velar por la seguridad de los propios internos por su carrera militar o policial, pero en ningún caso para que se presenten episodios vergonzosos e irregulares".

También el vicepresidente, Angelino Garzón, se pronunció sobre el asunto y pidió al titular del Interior y Justicia, Germán Vargas Lleras, y al Inpec "revisar cuál es la situación real que tienen las personas que están pagando condenas" en guarniciones policiales y militares.

Vargas Lleras, a su turno, planteó la posibilidad de que solo paguen condenas en unidades castrenses "aquellos que hayan cometido delitos tipificados en el código penal militar".

Por la fuga de Maldonado, quien hoy será trasladado junto con otros militares procesados a la cárcel de máxima seguridad de La Picota, en Bogotá, fueron destituidos tres oficiales encargados del cuidado de los presos de Tolemaida y la Procuraduría (Ministerio Público) inició investigaciones por supuestas irregularidades en esa base.

Esta semana también fue trasladado de Tolemaida a La Picota el militar en retiro Juan Carlos Rodríguez, antiguo jefe de seguridad de un capo extraditado a Estados Unidos.

Según denuncias publicadas por el diario El Espectador, Rodríguez, alias "Zeus", contaba con una cabaña dentro de Tolemaida y hacía allí fiestas "con licor y prostitutas".

Rodríguez fue jefe de seguridad de "Don Diego", alias del narcotraficante Diego León Montoya, detenido en septiembre de 2007 en una zona rural del Valle del Cauca (suroeste) y extraditado a Estados Unidos en 2009.

En la base de Tolemaida hay adscritos militares estadounidenses, dos de los cuales fueron investigados en 2007 por violar presuntamente a una niña de 12 años, aunque después salieron de Colombia porque gozaban de inmunidad.

En 2004 se produjo otro escándalo en esa misma base a raíz de la publicación de unos vídeos pornográficos protagonizados por militares estadounidenses adscritos al Plan Colombia (encaminado hacia la lucha contra el narcotráfico) y jóvenes de la zona.

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?