| 4/22/2008 12:00:00 AM

Ex senador Mario Uribe pide asilo político a Costa Rica

Bogotá.- El abogado José del Carmen Ortega dijo el martes que su cliente, el ex senador Mario Uribe, primo del presidente Alvaro Uribe, estaba dentro de la embajada de Costa Rica en Bogotá para tramitar una solicitud de asilo político.

Costa Rica no se había pronunciado sobre el caso de inmediato.

Ortega y ex senador entraron temprano a la embajada, al norte de la ciudad, y estaban redactando el documento de solicitud de asilo y dirigido a la embajadora costarricense, Clara Montero, dijo el abogado en entrevista telefónica con la AP.

"Estamos tramitando todo con los funcionarios de Bogotá y de Costa Rica, (con) San José mismo" el pedido de asilo político, dijo el abogado declinando dar detalles de los fundamentos de la solicitud alegando que lo estaban redactando.

Dijo que hasta tanto no se produjera una decisión sobre si se concedía el asilo o no, su cliente permanecería dentro de la embajada.

El abogado indicó que tomaron la decisión de pedir el asilo porque desde hace al menos dos semanas corrían las versiones de que la Fiscalía General emitiría una orden de captura contra Uribe, lo que se produjo en la jornada.

Temprano, la Fiscalía reveló que había emitido una orden de detención contra el ex senador, de 58 años y un viejo colaborador político de su primo el presidente, por presuntos lazos con grupos paramilitares.

Tras un acto en el palacio de gobierno y ya conocida la orden de la Fiscalía, el presidente Uribe habló en un discurso de varios temas, pero sin hacer referencia al caso de su primo.

La Fiscalía dijo en comunicado que Mario Uribe "es investigado por una reunión que sostuvo con el ex cabecilla paramilitar, Salvatore Mancuso, antes de las elecciones del 10 de marzo de 2002 y con Jairo Castillo Peralta, alias Pitirri, en noviembre de 1998". La Fiscalía no dio detalles sobre lo tratado en esos encuentros o dónde ocurrieron.

Ambos ex jefes paramilitares se entregaron a las autoridades como parte de un proceso de desmovilización iniciado por el gobierno den 2003.

En abril del 2007 Peralta dijo en una entrevista telefónica con la AP que el ex senador había buscado el apoyo de paramilitares para obtener tierras o fincas.

El ex senador ha negado todos esos señalamientos.

Uribe, quien fue presidente del Senado del 2000 al 2001, renunció a su curul a fines del año pasado precisamente porque la Corte Suprema de Justicia le llamó a un interrogatorio como sospechoso de tener vínculos con paramilitares.

Para evitar el proceso en la máxima Corte y ser investigado por la Fiscalía y la justicia ordinaria, Uribe renunció a su escaño.

Por esos presuntos lazos con paramilitares más de 30 congresistas colombianos --de una Cámara de Representantes de 164 miembros y un Senado de 102-- han sido detenidos y enviados a la cárcel desde el 2007 hasta esta semana, mientras al menos otros 30 son investigados.

De ellos, al menos tres ya recibieron condenas y el resto espera sentencia en un proceso que ha estremecido al mundo político colombiano debido a que encarcelados jefes del paramilitarismo han confesado sus relaciones con ex gobernadores, ex alcaldes y legisladores. La Fiscalía investiga si esos paramilitares pagaron campañas electorales y si influyeron sobre el electorado para elegir a congresistas como Mario Uribe, una forma de hacerse de influencia política.

El nuevo capítulo de la orden de detener al ex senador "no es un hecho aislado, ni es un hecho nuevo, sino hace parte de la infiltración de la mafia en la política" colombiana, dijo en entrevista telefónica la senadora Gina Parody, del Partido Social de Unidad Nacional (Partido de la U), aliado al presidente, y una de las más criticas dentro de las filas del llamado "uribismo".

El senador Gustavo Petro, del opositor partido Polo Democrático, dijo que tras la orden judicial contra Mario Uribe, "creo que hoy podemos hablar de un partido completo de la 'parapolítica' el Partido Colombia Democrática, que fue fundado por el presidente de la república y por su primo. Toda la bancada está presa y varios de los sustitutos de esa bancada".

El partido Polo Democrático es de los pocos en el congreso que no ha sido tocado por el escándalo de la penetración del paramilitarismo o tenga legisladores investigados o detenidos.

Petro, en entrevista telefónica, destacó que más allá de la filiación del ex senador Uribe y del mandatario, se trata de dos personas con estrechos y largos vínculos de trabajo político conjunto desde los años 80 y fundaron juntos en 1985 el Partido Colombia Democrática, cuyos tres senadores y dos representantes a la Cámara ya fueron o detenidos o investigados por esos supuestos nexos con el paramilitarismo.

El escándalo bautizado por la prensa local de "parapolítica" estalló cuando el entonces congresista Miguel de la Espriella denunció en una entrevista periodística en 2006 la firma de un pacto de políticos con paramilitares.

De la Espriella declaró que 20 dirigentes políticos suscribieron el 23 de julio de 2001 un documento con jefes paramilitares en el cual se decía que era un acuerdo para "refundar nuestra patria".

Las investigaciones oficiales buscan establecer si los políticos y paramilitares tenían con aquel acuerdo, conocido como Pacto de Ralito, el propósito de tomar el control político y administrativo de varias regiones de Colombia, mediante fraude electoral, repartición de contratación oficial e intimidación a rivales políticos y autoridades locales.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?