| 7/12/2010 8:25:00 AM

Ex secuestrada Betancourt descarta demandar a Estado colombiano

La ex candidata presidencial franco-colombiana, que estuvo secuestrada durante más de seis años por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), dijo que la solicitud ha sido mal presentada a la opinión pública y que la cantidad de dinero pedida, US$6,8 millones, es "simbólica".

Bogotá.- La ex secuestrada Ingrid Betancourt, que desató una agria polémica en Colombia al pedir una compensación millonaria por su secuestro a manos de las FARC, descartó el domingo una demanda contra el Estado, pero acusó al Gobierno de desprotegerla hace más de ocho años.

"Lo importante que hay que decir es que no hay demanda y no va a haber demanda contra el Estado y los únicos culpables de mi secuestro son las FARC, y nunca nunca he pensado atacar a los que me liberaron", dijo Betancourt en una entrevista a la cadena radial Caracol. "El dolor que siento me ha hecho reflexionar enormemente y lo único que quiero decir es que amo a mi patria y amo a los colombianos", agregó.

Redes sociales en internet, analistas y el público en general reaccionaron indignados ante las pretensiones de Betancourt de pedir una compensación monetaria, sin que se hubieran cumplido dos años de su cinematográfico rescate en julio del 2008, en la llamada "Operación Jaque" por parte de efectivos del Ejército.

Betancourt indicó que presentó una solicitud de conciliación únicamente para contarle al mundo cómo habían sucedido los hechos el día de su secuestro, y desmentir acusaciones según las cuales cometió un acto de irresponsabilidad e insensatez al querer entrar en una zona controlada por las FARC.

Una solicitud de conciliación es considerada un paso previo a una demanda, en la que, en el caso de Betancourt, solicita reparación por daños y perjuicios económicos y sicológicos para ella y su familia. En caso de que el Estado no concilie, viene un procedimiento de demanda formal que puede tardar años en resolverse.

Pero la ex secuestrada dijo que fue desprotegida aquel 23 de febrero del 2002 cuando, según dijo, por recomendación de un general del Ejército, tomó un viaje por carretera en un auto oficial hacia una zona que no había sido despejada totalmente de insurgentes izquierdistas en el sur del país y que sirvió de escenario para unos fracasados diálogos de paz.

"No se cumplió la protección mía como candidata presidencial", dijo Betancourt. "El problema fue que me quitaron mis escoltas, y me dejaron seguir (...) todo el mundo ha acomodado sus versiones para curarse en salud", expresó.

"Podemos sentarnos con el Estado a hablar sobre estos hechos", precisó.

Reuters

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?