| 7/7/2011 8:40:00 AM

Europa no sufrió en 2010 accidentes aéreos con fallecidos, según la Easa

El año pasado fue el primero de la historia de la aviación en la que no se registró ningún accidente con fallecidos en el que se viesen implicados aviones y helicópteros comerciales europeos, según un informe de la Agencia Europea de Seguridad Aérea (Easa).

Berlín - Este organismo comunitario, con sede en Fráncfort (oeste de Alemania), indicó además en su "Informe Anual de Seguridad 2010" que los países miembros de la Easa demuestran un "alto nivel" de seguridad en transporte comercial aéreo.

"Sólo implementando la gestión de la seguridad y facilitando la integración de nuevas tecnologías podemos asegurar positivamente la seguridad aérea en una era de creciente tráfico aéreo", aseguró el director ejecutivo de la Easa, Patrick Goudou, a raíz de la publicación del documento.

En 2009, se produjo tan sólo un gran accidente de una aerolínea europea, el vuelo Río de Janeiro-París de Air France, que se precipitó al océano Atlántico durante una tormenta y dejó 228 víctimas mortales.

Entre 1998 y 2008 las aerolíneas europeas sufrieron de media unos cinco accidentes al año, con una media de 78 fallecidos por ejercicio, entre los que destaca el siniestro de la nave de Spanair en Madrid, que provocó 154 víctimas mortales el 20 de agosto del último año de este periodo.

El informe de la Easa señala además que fuera de Europa se produjeron en 2010 al menos 47 accidentes de aviación con víctimas mortales.

El documento cuenta también con varios capítulos dedicados a la gestión del tráfico aéreo y a las novedades en varios ámbitos de la seguridad aérea, así como el análisis de los accidentes menores que se han producido este año en el viejo continente.

 

 

 

Efe

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?