| 7/3/2013 3:57:00 PM

Europa, dividida sobre opción de suspender negociación con EE.UU.

La izquierda del Parlamento Europeo se sumó a los llamamientos de países como Francia y reclamó suspender el inicio de las negociaciones comerciales entre la UE y Estados Unidos por el supuesto espionaje estadounidense, una medida rechazada por Bruselas y por conservadores y liberales.

Las supuestas escuchas de Washington a países e instituciones europeas y el programa de filtrado masivo de comunicaciones de ciudadanos en internet fueron hoy duramente criticados por una gran parte de la Eurocámara, que sin embargo, se mostró dividida sobre cómo responder.

El principal grupo del PE, el conservador Partido Popular Europeo (PPE), consideró que de confirmarse la situación sería "inaceptable".

"No se escucha a amigos ni a sus ciudadanos en masa", señaló en nombre de la formación el eurodiputado Manfred Weber.

Sin embargo, el PPE abogó por seguir adelante con las negociaciones del acuerdo transatlántico de libre comercio, cuyo comienzo está previsto para el próximo lunes, pues este beneficia a Europa en un momento en el que es necesario impulsar el crecimiento.

"No podemos sacrificar todo en el altar de la economía", respondió en nombre del grupo socialista el diputado griego Dimitrios Droutsas, quien subrayó que Europa no puede renunciar a su "dignidad".

Para los socialistas la negociación de un acuerdo exige confianza entre las dos partes, una condición que a su juicio no se da en estos momentos.

Droutsas llamó a la Administración estadounidense a abandonar las prácticas reveladas en los últimos días y consideró que sería "lamentable que los Estados Unidos de Barack Obama pasen a la historia con una imagen internacional tan negativa como la de los Estados Unidos de George W. Bush".

Ese mismo desencanto con Obama lo expresó el socialista español Juan Fernando López Aguilar, que lamentó que el eslogan "Yes, we can" (Sí, podemos) sea sustituido por "Yes, we scan" (Sí, espiamos).

Además, varios diputados pidieron que se invite al presidente estadounidense a dar explicaciones a la Eurocámara, mientras que otros abogaron por que Europa dé protección al extécnico de la CIA Edward Snowden, perseguido por EEUU por revelar información sobre programas secretos.

Junto a los socialistas, el grupo de Los Verdes apostó por no iniciar las negociaciones comerciales hasta que EEUU no dé garantías de que va a detener esas prácticas y la Izquierda Unitaria pidió enviar "una señal clara" paralizando el proceso.

El pleno del PE, dividido, votará mañana una resolución sobre el asunto.

La línea de la izquierda europea coincide con la expresada por el Gobierno francés, que hoy manifestó su voluntad de aplicar una "suspensión temporal" a las negociaciones del tratado de libre comercio y anunció que tratará de buscar una postura común con el resto de Estados miembros de la UE.

Otros Gobiernos prefieren no vincular la polémica por el espionaje con las discusiones comerciales, una postura que también defiende la Comisión Europea (CE), que es la encargada de llevar a cabo las negociaciones.

La vicepresidenta del Ejecutivo comunitario y responsable de Justicia, Viviane Reding, insistió ante los eurodiputados en que Bruselas apuesta por seguir adelante con la negociación, aunque advirtió de que para que el proceso tenga éxito se necesitará "confianza, transparencia y claridad" entre las partes.

Reding anunció que el comité de expertos para revisar la protección de datos acordado entre EEUU y la UE tras las primeras revelaciones hechas por Snowden comenzará a trabajar este mes.

Además, señaló que hasta ahora Bruselas sólo ha recibido respuesta parcial a sus preguntas a la Administración estadounidense y consideró necesario avanzar hacia un marco común de protección de datos, algo que también reclamaron multitud de parlamentarios.

EFE/D.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?