| 2/5/2011 1:00:00 PM

EU, Rusia aprueban tratado de reducción de armas nucleares

Estados Unidos y Rusia adoptaron formalmente el sábado el tratado de reducción de armas nucleares Nuevo START, que limita la cantidad de ojivas atómicas que estos ex enemigos en la Guerra Fría pueden poseer y representa una meta clave de la política exterior del presidente Barack Obama.

Munich - El tratado entró en vigencia cuando la secretaria estadounidense de Estado Hillary Rodham Clinton intercambió los documentos de ratificación con el canciller ruso Serguei Lavrov en el marco de la conferencia mundial de seguridad en Munich.

El tratado limita a cada parte a 1.550 ojivas estratégicas, comparadas con las 2.200 que podían tener hasta ahora. Además, restablece un sistema de supervisión que caducó en diciembre de 2009 junto con el tratado anterior.

El Senado estadounidense aprobó el pacto en diciembre luego que Obama ejerció una fuerte presión a los legisladores. Rusia lo ratificó en enero.

El tratado es una pieza clave de la iniciativa de Obama por relanzar las relaciones con Rusia. Clinton dijo antes de la ceremonia que el tratado es "otro ejemplo de la clase de cooperación con los ojos abiertos que es lo mejor para los intereses de todos".

Lavrov dijo que el Nuevo START es el "resultado del entendimiento de que las posturas unilaterales de seguridad son contraproducentes".

"Los principios de igualdad, paridad, seguridad equivalente e indivisible son una base sólida de la interacción actual entre Rusia y Estados Unidos en una gama de áreas", agregó. "El tratado que entra en vigencia hoy mejorará la estabilidad internacional".

El secretario general de Naciones Unidas Ban Ki-moon elogió la firma del tratado, que dijo es "un hito histórico y político en la ruta hacia nuestra meta final: lograr un mundo libre de armas nucleares".

(AP)
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?