| 2/1/2006 12:00:00 AM

E.U. dice que quiere TLC con Uruguay y Paraguay

Las propuestas estadounidenses aparecen como una considerable amenaza para el funcionamiento del Mercado Común del Sur (Mercosur).

El encargado de negocios de la Embajada de Estados Unidos en Uruguay, James Leanon, y el embajador estadounidense en Paraguay, James Cason, expresaron públicamente que EE.UU. está presto a la discusión con ambos países de un tratado de libre comercio (TLC) si sus respectivos gobiernos así lo disponen.

Las propuestas estadounidenses aparecen como una considerable amenaza para el funcionamiento del Mercado Común del Sur (Mercosur), debido a que existen inconformidades al interior del bloque, como el conflicto entre Uruguay y Argentina por las papeleras, y las asimetrías económicas entre Brasil y Argentina.

Según fuentes del Mercosur, EE.UU. tiene interés en aumentar el volumen de negocios con Uruguay, y aunque no se ha iniciado ninguna negociación, ya se están evaluando las condiciones previas para un eventual inicio de las mismas.

"Nuestro país está muy interesado en tener acuerdos de libre comercio con grupos o países individuales. A cada país le corresponde decidir si quieren, después de una discusión interna", dijo Cason.

Según lo estipulado en el artículo dos de la resolución número 32 del Mercosur, los Estados miembros no pueden firmar "nuevos acuerdos preferenciales o acordar nuevas preferencias comerciales en acuerdos vigentes en el marco de la ALADI que no hayan sido negociados por el Mercosur".

Según la apreciación personal de Cason, existe una intención de Paraguay en negociar. Al respecto la canciller paraguaya, Leila Rachid, respondió que su Gobierno permanecerá en el Mercosur.

No obstante, la idea no es tan definitiva, ya que el presidente de Paraguay, Nicanor Duarte Frutos, manifestó que Paraguay debe abrirse a otras posibilidades.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?