| 8/16/2007 12:00:00 AM

Estela de muerte y desolación deja terremoto en Perú

La Defensa Civil informó una cifra preliminar de 337 muertos por el terremoto que con una magnitud de 7,9 sacudió el sureste peruano la noche del miércoles.

LIMA_ Perú fue estremecido el jueves por un terremoto que dejó 337 muertos y millares de personas desamparadas, y una estela de poblaciones devastadas, edificios derrumbados y caminos y puentes destruidos.

El papa Benedicto XVI expresó su pesar por las víctimas del terremoto e "imparte a los afectados y a quienes les socorren, la confortadora bendición apostólica, como signo de afecto al querido pueblo peruano".

La Defensa Civil informó una cifra preliminar de 337 muertos por el terremoto que con una magnitud de 7,9 sacudió el sureste peruano la noche del miércoles. El dato es más del doble de los 135 fallecidos que había reportado poco antes el ministro de Salud, Carlos Vallejos.

El comandante Arístides Mussio de la Defensa Civil dijo a la emisora estatal TvPerú que el movimiento telúrico había dejado también 827 heridos, una cifra menor a los más de 1.300 lesionados que mencionó el ministro.

Las cifras en general, todas preliminares, corresponden a las víctimas registradas en Ica y sus alrededores, una zona cercana al epicentro que se encuentra en el litoral del océano Pacífico. Ica está 265 kilómetros al sureste de Lima.

Los medios de comunicación y autoridades regionales mencionaron datos mucho mayores de víctimas, que las autoridades buscaban confirmar.

Vallejos, de visita en Chincha a unos cuantos kilómetros antes de llegar Ica desde Lima, dijo que en esa ciudad había "una veintena de muertos" y agregó que el poblado lucía "muy maltratado, las viviendas (se) han colapsado totalmente, y el panorama es bastante desolador".

La AP constató que ese poblado estaba destruido casi en su totalidad y observó al menos una decena de muertos en las calles.

Juan Mendoza, alcalde provincial de la ciudad de Pisco que también está cerca de Ica, dijo entre sollozos a radio CPN: "No puede imaginar lo que observo, no tenemos luz, agua, comunicación, la mayor parte de casas se han caído, iglesias, empresas, hoteles, todo está derrumbado".

"Los muertos, por decenas, están regados por las calles, esto es indescriptible", señaló Mendoza y calculó que un 70% del poblado estaba totalmente destruido y que al menos 200 personas fueron sepultadas por los escombros de un templo antiguo al que asistían a un servicio religioso cuando ocurrió el terremoto.

Varias personas de la localidad comenzaron los trabajos para rescatar a las personas sepultadas bajo los restos de la iglesia. El dato, suministrado inicialmente por medios de comunicación, fue confirmado luego por la Defensa Civil.

La prensa local informó que decenas de personas seguían llegando a los hospitales de Ica, pese a que algunos estaban bastante afectados en su estructura con grietas en los muros.

Varios puentes y largos sectores de la autopista Panamericana estaban prácticamente destruidos en un tramo cercano a Chincha con rumbo a Ica.

El asfalto estaba totalmente resquebrajado, el alumbrado público en el suelo y miles de vehículos estaban varados por los derrumbes en el lugar, a la espera de que llegue maquinaria del gobierno.

Cientos de personas trataban de sortear los obstáculos a pie, desesperados por llegar a sus familias en la zona del desastre, mientras otros cientos dormían a la intemperie, soportando las frías temperaturas del invierno actual en Perú, en medio del desértico ambiente de la zona.

Ica se encontraba a oscuras por la caída de instalaciones eléctricas, al tiempo que se informaba del derrumbe de casas de adobe y daños en ventanales.

El presidente Alan García, tras declarar en emergencia a esa región, pidió a la población que se aleje de las costas, a pesar de que el Centro de Alertas de Tsunami del Pacífico canceló una advertencia de tsunami emitida después del sismo.

La ayuda _ medicinas, alimentos, y cobijas_ empezó a llegar el jueves por la madrugada, en tanto iniciaba las operaciones un puente aéreo desde Lima.

En Ica, los hospitales fueron evacuados, los enfermos fueron puestos bajo tiendas de plástico en lugares cercanos, mientras los efectivos de Defensa Civil y la policía arribaban al sitio. La policía envió más de 500 efectivos al lugar.

El sismo se inició a las 18.41 horas (23.41 GMT) del miércoles, y el epicentro fue localizado preliminarmente a 120 kilómetros al sureste de Lima, en el océano Pacífico, y su duración fue aproximadamente de dos minutos.

El Instituto Geofísico dijo que se han producido más de 200 réplicas.

La policía y el ejército estaban resguardando la seguridad en prevención de saqueos en Ica, que permanecía a oscuras luego del terremoto.

De confirmarse la magnitud, este será el terremoto más fuerte sentido en Perú desde 1940, cuando se registró un movimiento de 8,2 grados que dejó 179 muertos y más de 3.500 heridos.

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?