| 10/13/2011 3:00:00 PM

Estados Unidos y Corea del Sur celebran nuevas alianzas

La visita de estado que realiza el presidente de Corea del Sur Lee Myung-bak a la Casa Blanca, la quinta al gobierno del presidente Barack Obama, tiene lugar un día después que el Congreso aprobó un tratado de libre comercio con Seúl, así mismo con Colombia y Panamá.

Esta visita de estado también incluirá un encuentro entre personas que utilizan las redes sociales como Twitter y Facebook, y le ofrecerá a los participantes a la cena de gala la oportunidad de asistir y tramsmitir en vivo la ceremonia de llegada hacia una de las naciones más conectadas del planeta.

El presidente Barack Obama tratará de mostrar de más de una manera grandes señales de hospitalidad a sus invitados surcoreanos en la primera cena de estado que se celebra en la Casa Blanca desde 1998. Los dos dirigentes lo convinieron desde la primera visita de Obama a Asia en el 2009, y han sido aliados en una serie de asuntos claves.

Después de que el Congreso aprobó el miércoles un muy esperado acuerdo de libre comercio con Corea del Sur, que será el gran regalo que se llevará Lee de su visita a Estados Unidos, la química personal y la amistad cimentadas entre los dos dirigentes y fortalecida por los logros de la visita de estado aunque intangibles son elementos igualmente trascendentes.

El acuerdo de libre comercio, de acuerdo con el gobierno de Obama, incrementará las exportaciones estadounidenses en US$10.000 millones, con lo cual se eliminaría el superávit actual de US$10.000 millones que goza el gobierno de Seúl ante las exportaciones estadounidenses.

Esto permitiría que el 95% de los bienes de consumo e industriales estadounidenses no pagarán impuestos en cinco años.

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?