| 1/5/2009 12:00:00 AM

Estados Unidos y Alemania pueden bajar impuestos

LONDRES/SINGAPUR - Un cauteloso optimismo de Año Nuevo se extendía el lunes en las bolsas de Asia y Europa, a medida que los inversionistas esperaban las noticias sobre los planes de recortes de impuestos en Alemania y Estados Unidos.

Esta percepción positiva no fue afectada por la guerra en Oriente Medio ni por las interrupciones en el abastecimiento de gas ruso a Europa, en una pelea por los precios entre Moscú y Ucrania.

En Estados Unidos, el presidente electo Barack Obama busca recortes de impuestos por hasta 310.000 millones de dólares como parte de un enorme plan de estímulo que pretende contrarrestar lo que, según advierten los funcionarios, podría ser un largo período de estancamiento económico y deflación.

En Alemania, la canciller conservadora Angela Merkel se encuentra a las 1300 GMT con los socialdemócratas, sus socios en la coalición de Gobierno, tras ceder ante las presiones de su partido hermano de Baviera y revertir su posición anterior acerca del alivio fiscal.

En unas conversaciones del domingo, Merkel aceptó un alivio impositivo que previamente había rechazado al menos hasta después de las elecciones federales de septiembre.

Los planes de Estados Unidos, la mayor economía del mundo, y Alemania, la tercera (después de Japón), marcan los últimos intentos para responder a una crisis financiera que comenzó con los incumplimientos de pagos hipotecarios en el 2007 y ahora amenaza al mundo con una recesión profunda y viciosa.

El declive económico ya ha alterado totalmente el panorama de la industria de los bancos y llevó a países enteros al borde de la quiebra.

El fin de semana, tanto Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal de San Francisco, como Lucas Papademos, vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), subrayaron los riesgos de la deflación, una espiral descendente de precios y demanda en baja.

En contraste, los inversores han comenzado a hacer apuestas tentativas a que la peor parte de la turbulencia, que se agudizó en septiembre con el colapso del banco de inversión Lehman Brothers, ya habría pasado.

En el comienzo de la primera semana completa del 2009, los inversores hacían subir las acciones, el dólar y las materias primas mientras que al mismo tiempo vendían activos ultraseguros como los títulos públicos y el yen japonés.

En Asia las acciones alcanzaron su récord en dos meses, mientras que en Europa el índice referencial de las bolsas de la región FTSEurofirst 300 ganaba más del 1,3 por ciento en las operaciones de la mañana.

Los precios del petróleo subían casi 3 por ciento después de un reporte de que Irán llamó a un boicot petrolero por las operaciones de Israel en la Franja de Gaza. Luego estos precios se moderaban, aunque seguían con tono firme.

Aparte, en la más reciente consecuencia de la disputa por el gas entre Rusia y Ucrania, Bulgaria reportó que las entregas de gas ruso habían caído 10 a 15 por ciento, mientras que Croacia dijo que su abastecimiento había bajado el 7 por ciento.

Varias otras naciones también han reportado disminuciones.

En tanto, en Japón, que ya está en recesión, el diario Yomiuri informó que el banco central del país probablemente abandone su proyección de octubre de un crecimiento del 0,6 por ciento para el año fiscal que comienza en abril, reemplazándola con una posible contracción del 1 por ciento que sería la mayor en una década.

Las ventas de autos en Japón, sin contar los minivehículos de 660 cc, se derrumbaron el 22 por ciento en diciembre respecto del mismo período del 2007, cayendo al peor nivel en los registros para el mes.

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?