| 7/21/2010 4:15:00 PM

Espíritu de resistencia impera en Globovisión ante amenazas de Chávez

Las intenciones del presidente venezolano, Hugo Chávez, de hacerse con casi la mitad de Globovisión son una canción conocida por los trabajadores de esta cadena, que hoy siguieron su rutina con normalidad en un espíritu mayoritario de resistencia pese al temor de algunos de ver interferido su trabajo.

Caracas.- Apenas hay caras largas en los estudios de la emisora, la programación sigue adelante con normalidad y el ajetreo habitual se adueña de su más de 400 empleados, a pesar de que ayer Chávez anunció la intención de quedarse con casi la mitad de las acciones del canal.

"Hemos decidido seguir adelante, seguir nuestro trabajo y nuestro día a día, porque tenemos muchísimos años amenazados por este Gobierno", dijo Alba Cecilia Mujica, una de las presentadoras de Globovisión, canal privado muy crítico con el líder del llamado "socialismo del siglo XXI"

"Es como que casi que viene 'El Coco' y 'El Coco' no llega, o quizás cuando llegue ya vamos a estar curados en salud. Que venga pues, que venga 'El Coco', a ver que va a pasar", dijo Mujica en una entrevista a Efe poco después de salir del aire.

Los trabajadores aseguran que nadie les podrá "doblegar", que seguirán "en lucha" manteniendo su línea editorial y que continuarán denunciando los problemas del país en el marco de una libertad de opinión, a su entender, "coartada".

"Globovisión no va a cambiar nunca por voluntad propia. En el momento en el que alguien vea la pantalla con otra línea que no sea la de la ventana para que los problemas del país se ventilen y se procuren las soluciones, no seremos nosotros los que estemos detrás de esa operación, añadió la compañera de Mujica, María Elena Lavaud, también presentadora del programa matinal "Tres para las nueve".

No obstante, frente al optimismo mayoritario, hay algunos trabajadores que ven con otra cara la situación.

"Nos van a joder", comentó espontáneamente una periodista del informativo a su compañera, tras asegurar que ayer "lloró mucho" al escuchar las declaraciones de Chávez.

Por su parte, un técnico de la cadena, Óscar Nuñez, asegura que teme por su trabajo y que, en caso de que se diera la ocasión, aceptaría con resignación las órdenes del mandatario porque "necesita" su empleo.

"No creo que ninguno de nosotros se preste para hacer algo que el Gobierno pida. Creo que más bien hay muchos que están pensando en disfrutar cuando alguien del Ejecutivo quiera venir a decirles para cubrir algo. El trabajo lo tendrán ellos", mantuvo la coordinadora de información de Globovisión, Janeth de Abreu.

Para la periodista, la hipotética participación del Gobierno en el canal abre la puerta hacia una "necesaria" mejora en el acceso de la emisora a los actos y eventos gubernamentales, a los que están prácticamente vetados desde hace cinco años, aseguró con sarcasmo.

"Ojalá que esos miembros del Gobierno que supuestamente van a formar parte de la Junta se ocupen de traernos a sus voceros para que expliquen al país qué es lo que está pasando. Que los podamos sentar ahí y podamos preguntarles libremente sin que nos griten", coincidió Mujica.

Para Sasha Ackerman, una productora de la cadena, está "en manos de la opinión pública la posible resolución de la problemática que afecta a la cadena".

"Todo va a depender de la reacción de la gente en la calle ante este tipo de medidas arbitrarias. Chávez es capaz de hacer cualquier cosa, lo que no ha podido hacer es cuando la opinión publica le dice 'hasta aquí llegaste'", argumentó.

 

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?