| 12/1/2011 9:00:00 AM

Esperanza de vida de brasileños subió 3 años en última década hasta 73,5 años

La esperanza de vida de los brasileños al nacer aumentó 3 años y 10 días en la última década, al pasar de 70,46 años en 2000 a 73,48 años (73 años, 5 meses y 24 días) en 2010, informó hoy el Gobierno.

Tan solo en el último año la expectativa de vida subió 3 meses y 22 días con respecto a 2009, cuando era de 73,17 años, según el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE).

La expectativa de vida en Brasil crece gradualmente desde 1980, cuando era de 62 años, debido principalmente a la reducción de las altas tasas de mortalidad infantil que afectaban al país, a las campañas de vacunación y a otros avances en la salud.

La tasa de mortalidad infantil en 2010 fue de 21,64 por cada mil nacidos vivos, con una reducción del 28,03 por ciento en la última década.

En 1980 la tasa de mortalidad infantil era de 69,12 casos por cada mil nacidos vivos.

De acuerdo con el IBGE, mientras que se espera que las mujeres nacidas el año pasado en Brasil vivan en promedio hasta los 77,32 años, la expectativa para los hombres es de 69,73 años.

Esa diferencia, actualmente de 7,59 años (7 años, 7 meses y 2 días), era de sólo 3,73 años en 2000 y creció porque los hombres se convirtieron en las principales víctimas de la violencia.

Según el organismo oficial, los hombres de 22 años tienen 4,5 más posibilidades de morir que las mujeres de la misma edad. En 2000 la probabilidad de muerte de un hombre de 22 años era 4 veces superior a la de una mujer de la misma edad.

La curva de mayor mortalidad masculina va declinando con la edad, cuando para ambos sexos pesan más los problemas de salud que los de violencia, pero a los 70 años la posibilidad de muerte de un hombre es aún 1,5 veces superior a la de una mujer.


EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?