| 4/26/2012 10:00:00 AM

España se propone igualar su relación política con Brasil a la económica

El secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica de España, Jesús Gracia, admitió hoy que la relación política con Brasil no está al mismo nivel que la económica y aseguró que el Gobierno de Mariano Rajoy hará todo lo necesario para, al menos, igualarlas.


"La relación política debe estar al mismo nivel de las económicas y culturales", que son de la "mejor calidad" gracias a las fuertes inversiones que las empresas españolas tienen en Brasil, país que además cuenta con la mayor cantidad (ocho) de sedes del Instituto Cervantes en el mundo, declaró Gracia en una rueda de prensa.

El secretario español, que hoy concluyó una visita a Brasil, reconoció que tras la firma de un acuerdo de sociedad estratégica en 2003 entre los entonces presidentes José María Aznar y Luiz Inácio Lula da Silva, las relaciones políticas entre España y la mayor economía de América Latina tuvieron un cierto declive.

"Posiblemente el último Gobierno se descuidó", apuntó en relación a la gestión del socialista José Luis Rodríguez Zapatero, quien gobernó España entre abril de 2004 y diciembre pasado.

No obstante, aseguró que Rajoy considera que Brasil "es un país absolutamente prioritario para España" y ha decidido a intensificar las relaciones políticas entre ambas naciones.

En ese marco situó la visita a Brasil que tiene prevista para mayo el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, y la que hará el propio presidente Rajoy, quien ya ha confirmado que participará en la Conferencia sobre Desarrollo Sustentable Río+20, que será celebrada en junio próximo en Río de Janeiro.

Gracia apuntó que el viaje de Rajoy incluirá además una visita a Sao Paulo, el corazón financiero e industrial de Brasil, la cual tendrá un contenido más bilateral y económico.

También confirmó que el rey Juan Carlos de España tiene intención de hacer una visita a Brasil en mayo, pero aclaró que eso dependerá de cómo evolucione su salud tras la operación de cadera a que fue sometido el 14 de abril.

"Es el comienzo de una relación política muy intensa", declaró Gracia en relación a esa agenda de visitas, que puede ser ampliada con un viaje de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, a España, posiblemente en noviembre próximo, en el marco de la Cumbre Iberoamericana que se celebrará en Cádiz.

El secretario de Estado minimizó los problemas que han surgido entre ambos países debido al alto índice de brasileños no admitidos en España, lo que llevó a Brasil a endurecer sus normas para el ingreso de españoles al país.

"Es un problema sensible, pero pequeño en una relación bilateral tan importante", sostuvo.

Según Gracia, siempre es necesario "mejorar" y en España "se está haciendo y se hará un esfuerzo importante para que los ciudadanos brasileños ingresen sin ningún problema".

El embajador español en Brasil, Manuel de la Cámara, apuntó por su parte que la tasa de brasileños no admitidos en España no pasa del 0,5 por ciento y "ha venido cayendo en los últimos años", tras la adopción de mecanismos bilaterales de consultas periódicas a nivel consular.

Indicó además que, desde el 2 de abril, cuando Brasil endureció sus requisitos para el ingreso de españoles, las personas que no han sido admitidas en este país "se pueden contar con los dedos de una mano".

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?