| 5/14/2009 12:00:00 AM

España confirma contracción económica de 1,8% en 1er trimestre

MADRID  — La economía de España, que tuvo un amplio período de crecimiento vigoroso, se contrajo en 1,85% en el primer trimestre de este año y ha tenido una desaceleración de 2,9% en los últimos 12 meses, informó el jueves el Instituto Nacional de Estadísticas.

Se trata del tercer trimestre consecutivo de contracción económica. Las cifras confirmaron los pronósticos publicados por el Banco de España (central) a fines del mes pasado.

Asimismo deja entrever que los estimados que hizo el gobierno socialista, de que el Producto Bruto Interno iba a descender sólo 1,6% durante 2009 podría ser optimistas.

España fue una de las economías de Europa de crecimiento más rápido durante más de una década pero ahora figura entre las más afectadas por el descenso económico mundial, principalmente a causa de que su sector de la construcción ha llegado al borde del colapso.

El instituto anunció que dará un informe detallado el 20 de mayo.

Según el Banco de España, el desempleo, situado ya en el 17,3%, la adversidad de un entorno mundial desfavorable, el colapso de sectores claves como la construcción y el frenazo del consumo y la inversión son los principales responsables de esta profunda recesión, iniciada en el último semestre de 2008.

Por ejemplo, el gasto de los hogares se redujo en el primer trimestre un 3,3%, debido la escasez de renta que está generando el desempleo entre las familias y la escasez de créditos.

Más de 1.100.000 hogares en el país tienen a todos sus miembros sin trabajo, según datos del Instituto Nacional de Estadística.

Con todos los números encima de la mesa, la entidad reconoció que cualquier atisbo de recuperación económica no llegará hasta bien entrado 2010

 

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?