| 6/2/2011 1:00:00 PM

España coloca 4.000 millones de euros en una subasta pero a un interés mayor

El Tesoro Público español colocó 3.952 millones de euros en bonos a tres años y en bonos con vencimiento a cuatro años, casi el máximo previsto, pero volvió a elevar el interés después de tres subastas consecutivas en las que había logrado pagar menos por la deuda.

Madrid - En la subasta de hoy pueden haber influido las tensiones en torno a la situación de Grecia, país que estudia una nueva reestructuración de su deuda y cuya calificación crediticia fue rebajada ayer por la agencia de medición de riesgos Moody's.

No obstante, tras la subasta del Tesoro, la prima de riesgo española bajaba hasta los 228 puntos básicos, frente a los 235 que marcaba al inicio de la sesión, mientras las de otros países periféricos de la Unión Europea, como Grecia o Portugal, se incrementaban.

Según los datos difundidos hoy por el Banco de España, el objetivo de captación de la puja del Tesoro se situaba entre los 3.000 y los 4.000 millones de euros, con lo que la demanda, que ha sido de 10.322 millones, ha duplicado las previsiones del Estado.

No obstante, el interés marginal de los bonos a tres años se situó en el 4,051 % frente al 3,601 % aplicado en la anterior subasta de esta denominación, que se celebró el pasado 7 de abril y en la que el Tesoro español logró colocar 4.129 millones de euros.

El interés marginal de los bonos con vencimiento a cuatro años de la subasta de hoy se ha situado en el 4,244 %.

El economista jefe de Intermoney, José Carlos Díez, explicó que aunque la tensión de Grecia puede explicar el aumento del interés de la subasta de hoy, la demanda de la deuda española sigue "siendo muy fuerte".

De la misma opinión fue el economista de Citi José Luis Martínez Campuzano, quien consideró que la subasta del Tesoro ha sido positiva.

 

 

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?