| 4/12/2012 11:10:00 AM

España advierte que hostilidad con sus empresas tendrá consecuencias

España advirtió el jueves que defenderá los intereses de las empresas que estén enfrentando hostilidades en el extranjero, en momentos en que la petrolera Repsol se encuentra bajo fuerte presión del Gobierno argentino para elevar la producción de hidrocarburos de su unidad YPF.

MADRID - "El Gobierno de España defiende los intereses de todas las empresas españolas que están actuando dentro y fuera de España y si en alguna parte del mundo hay gestos de hostilidad contra los intereses de las empresas españolas, el Gobierno los interpreta como hostilidad a España", dijo el ministro de Industria, José Manuel Soria, en un viaje oficial a Polonia.

"Por tanto, si hay gestos de hostilidad, estos traen consigo consecuencias", añadió, sin citar de manera explícita al Gobierno argentino.

YPF, controlada por Repsol, ha sufrido el retiro de varias de sus licencias de explotación de hidrocarburos en provincias argentinas por presuntamente incumplir con sus inversiones, una denuncia que la empresa rechaza.

El Gobierno de la presidente Cristina Fernández quiere que la petrolera aumente sus inversiones y eleve su producción para reducir las importaciones de energía, que erosionaron su superávit comercial.

Las acciones de la petrolera argentina abrieron el jueves en alza, pese al creciente temor en los mercados a que el Gobierno intervenga definitivamente la compañía. Sin embargo, en lo que va del año, YPF perdió cerca de un tercio de su valor de mercado.

Los títulos de Repsol caían un 1 por ciento cerca del cierre de las operaciones del jueves y acumulaban un descenso superior al 18 por ciento en los últimos tres meses.

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?