| 3/13/2012 4:35:00 PM

España acepta llevar el déficit al 5,3 % y niega impacto negativo del recorte

España aceptó hoy reducir este año su nivel de déficit para 2012 hasta el 5,3 % del PIB, cinco décimas más de lo previsto por el Ejecutivo, y aseguró que el recorte adicional de unos 5.000 millones de euros que deberá realizar no perjudicará al crecimiento económico y al paro.


El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, había anunciado una meta del 5,8 % para este año, al considerar que el 4,4 por ciento pactado anteriormente con la Comisión Europea (CE) ya no se ajustaba a la deteriorada realidad económica de España. Los ministros de Finanzas de la zona euro y la propia Comisión consideraron más apropiado rebajar el déficit este año hasta el 5,3 por ciento para no condenar el crecimiento económico español y, a la vez, asegurar un avance creíble hacia la meta del 3 % en 2013. "España está absolutamente comprometida con el ajuste presupuestario y las reformas estructurales", recalcó hoy el ministro español de Economía, Luis de Guindos, quien a primera hora de la mañana ya reveló que la recomendación del Eurogrupo sería aceptada por el Gobierno español.

De Guindos sostuvo, además, que un recorte "del orden del 0,5 % adicional" no tendrá "ningún impacto en absoluto significativo ni sobre el crecimiento económico, ni sobre el empleo, ni sobre el cuadro macroeconómico". El ministro no precisó de dónde procederá el recorte, pero aseguró que este año no habrá una subida del IVA y que la distribución del esfuerzo será "equitativa" entre el Ejecutivo central y las autonomías.

Sobre la posibilidad de subir el IVA en 2013, contestó con una evasiva: "no adelantemos acontecimientos"

Y recordó que lo que ocupa ahora a España es la elaboración del presupuesto para este año.

Poco después y en Madrid, el ministro español de Hacienda, Cristóbal Montoro, anunció que el recorte recaerá principalmente sobre la Administración Central del Estado y se acometerá a través de "renuncias de proyectos de gastos" e "instrumentos fiscales equilibrados". De Guindos admitió, por otro lado, que el umbral del 5,8 % que defendió hasta ahora España estaba basado en "una hipótesis extremadamente cauta", por lo que existía "cierto margen".

Según el titular de Economía, la clave está en que los socios europeos han aceptado ver los años 2012 y 2013 en conjunto y han decidido pedir que España adelante a este año parte del esfuerzo que va a realizar para llegar al 3 % en 2013. También recalcó que la decisión se debe a que el Gobierno español se ha ganado la credibilidad con las reformas que ha anunciado desde que se inició la legislatura.

De Guindos rehusó analizar la nueva meta en términos de éxito o fracaso y se limitó a recordar que el objetivo inicial pactado con Bruselas era un 4,4 % y ahora el nuevo umbral es un 5,3 %, debido a que la desviación presupuestaria en 2011 fue mayor de lo esperado y a que este año no tendrá lugar el crecimiento previsto inicialmente. Esta flexibilidad con España fue mal recibida por algunos socios europeos, que consideraron injusto el trato en comparación con el dado a Hungría, a quien el Eurogrupo sancionó hoy por déficit excesivo con la anulación de 495 millones de euros de fondos de cohesión a partir del 1 de enero de 2013.

"A la vista de la presión ejercida sobre Hungría, sí tengo la sensación de que aquí se ha medido con doble vara", protestó la ministra austríaca de Finanzas, Maria Fekter. Sin embargo, el presidente de la CE, José Manuel Durao Barroso, se apresuró a negar que Bruselas esté aplicando un "doble rasero" con los abultados déficit de España y Hungría. "No acepto la afirmación de que los no miembros de la zona euro tienen que hacer frente a sanciones más fuertes que los miembros de la zona euro", insistió el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, quien incidió en que ambos casos no son comparables, puesto que Hungría lleva desoyendo las advertencias comunitarias desde que entró en la UE, en 2004.

Hungría debía haber llegado al 3 % de déficit en 2011, mientras que España tiene aún hasta 2013, según recordó hoy la CE. Rehn defendió que el nuevo objetivo de déficit para España es "realista y convincente", pero advirtió de que, si no cumple los objetivos, no dudará en proponer sanciones contra el país. La decisión sobre Hungría retrasó, de hecho, el término de la reunión varias horas por la insistencia de Polonia, Austria, Reino Unido, República Checa, Letonia y Bulgaria en dar más tiempo a Budapest para corregir su desvío.

Finalmente, los ministros lograron un compromiso según el cual la situación será revisada el próximo 22 de junio y la suspensión será anulada si Hungría toma medidas adecuadas para corregir su desviación presupuestaria. El Ecofin también se pronunció a favor de pedir a Hungría que haga un esfuerzo adicional del 0,5 % del PIB este año para cumplir el objetivo del 2,5 % en 2012. 

EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?