| 7/11/2013 11:47:00 AM

EPM rompió una tradición de más de 40 años

La Sierra es un respaldo confiable para suministrar energía al país cuando hay déficit de energía hidroeléctrica, sea por condiciones climáticas o de otra índole.

Ubicada en el corregimiento La Sierra del municipio de Puerto Nare, Magdalena Medio antioqueño, la termoeléctrica La Sierra es la central de mayor eficiencia en generación térmica de Colombia y la segunda en potencia, después de Tebsa, en Barranquilla. Esta “quinceañera” está generando 460 megavatios (MW), 294 de ellos en ciclo simple (generación de energía con gas) y 166 MW en ciclo combinado (generación de energía con vapor de agua).

Tres lustros después de su entrada en operación, el balance de La Sierra es altamente positivo, ya que ha resultado estratégica para el sector eléctrico en épocas de escasez de lluvias (baja hidrología), no solo por el respaldo que le da al sistema interconectado nacional, sino a las demás plantas hidráulicas de EPM, evitándole a la empresa la compra de energía en Bolsa a precios elevados para cubrir las obligaciones adquiridas en contratos bilaterales de largo plazo con la industria y otros grandes consumidores de energía (Mercado no Regulado).

Las obras del ciclo de gas o ciclo simple iniciaron operación comercial en mayo de 1998, y las del ciclo combinado lo hicieron en 2001. El ciclo combinado permite aumentar la energía producida sin necesidad de consumir combustible adicional, disminuyendo el costo del gas por kilovatio/hora generado a través de una mayor eficiencia en la planta, al pasar de un 35.2 % en ciclo simple, a un 56.5% en ciclo combinado. Esta mayor eficiencia le da prelación respecto a las demás plantas del parque térmico nacional, garantizando un mayor despacho promedio a lo largo del año.

Versátil y moderna

A principios de 2013, tras superar con éxito las pruebas exigidas por la Ley, verificadas por expertos de la Comisión de Energia y Gas CREG, La Sierra demostró una vez más que está lista para operar con gas o con combustible líquido (ACPM) cuando el sistema interconectado nacional lo requiera.

Además de permitirle a EPM recibir ingresos por mantenerla disponible (lo que se conoce como “cargo por confiabilidad”), el exitoso resultado de la prueba demostró que esta planta es un respaldo confiable para suministrarle energía al país cuando hay déficit de energía hidroeléctrica por condiciones climáticas o de otra índole.

Actualmente, con el fin de asegurar la disponibilidad y la confiabilidad de la termoeléctrica, se construye el proyecto de suministro de ACPM, que consiste en la instalación de una estación de recibo al otro lado del río Magdalena, en Puerto Serviez (Boyacá), para bombear el combustible y conducirlo por debajo del río hasta la central. Igualmente se han renovado varios equipos y se instaló una nueva planta de tratamiento de agua, con el fin de controlar las emisiones y preservar el medio ambiente, cumpliendo con la normatividad colombiana.

Gracias a estas decisiones y a la efectividad demostrada a lo largo de sus 15 años de operación comercial, La Sierra sigue siendo ejemplo de confiabilidad, eficiencia y respaldo para el sector eléctrico colombiano.

Progreso y bienestar

Más allá de su dinámica energética, la construcción de La Sierra en Puerto Nare le ha permitido a EPM hacer presencia social en el desarrollo socioeconómico de la zona durante estos 15 años, trabajando estrechamente con su Administración Municipal, con las instituciones asentadas en ella y con las comunidades organizadas.

En ese periodo le ha entregado a la localidad más de $ 4.900 millones por concepto de transferencias por generación eléctrica (Art. 45, Ley 99 de 1993), recursos que, a su vez, se han revertido en importantes obras de desarrollo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?