| 1/27/2009 12:00:00 AM

EPM extrema controles para expedir duplicados de facturas

Medellín.- Después de conocer varios casos de estafa en el pago de las facturas servicios públicos, que además comprometen la seguridad de los mismos clientes por involucrar el manejo indebido de información confidencial, EPM decidió extremar los controles para autorizar la expedición de los duplicados de facturas en sus diferentes oficinas de atención.

Como se sabe, las empresas de servicios públicos tienen la obligación de entregar al ciudadano un duplicado de su factura cuando éste lo solicite, siempre y cuando sea con fines de pago, bien sea por pérdida o por distribución extemporánea por parte de la entidad. Si la factura aparece cancelada en el sistema, EPM no autoriza la expedición del duplicado. En lo que compete a EPM, cada mes reparte cerca de un millón 700 mil facturas, con una efectividad en la distribución del 99.93 por ciento, con lo cual se evidencia que la mayoría de las peticiones de duplicados tienen origen en casos de extravío.

Con falsas promesas
Hasta hace pocos meses, solicitar una copia de la factura era un trámite aparentemente simple e inofensivo, que se cumplía a través de las taquillas de atención citando el teléfono o la dirección del inmueble. Sin embargo, EPM ha venido detectando que personas inescrupulosas se han dedicado a rastrear teléfonos y direcciones de instalaciones preferentemente residenciales, para solicitar copia de las facturas y asaltar la buena fe de la comunidad. De paso, obtienen otros datos claves de la instalación y de sus habitantes, como niveles de consumos, servicios adicionales, números de larga distancia, entre otros.

Con duplicado en mano, haciendo creer con ello que tiene acceso directo a los procesos de facturación de EPM, el delincuente se presenta en un determinado inmueble y convence a su dueño o inquilino de que puede asumir el pago de su cuenta de servicios por un valor menor al real, a cambio de una cierta cantidad de dinero. El cliente ingenuamente le entrega la plata, y horas después el estafador le devuelve la copia de la factura con un sello cualquiera, haciéndole creer que ya fue cancelada. El usuario se queda tranquilo, sin sospechar que al mes siguiente se le acumularán dos cuentas por pagar.

Por situaciones como estas, y con el propósito de preservar la seguridad y el bolsillo de sus clientes, evitando así mismo el uso indebido de información por parte de terceros, EPM decidió establecer nuevos controles para autorizar la expedición de los duplicados. En el caso de los propietarios de inmuebles, éstos deberán presentar el Impuesto Predial o la última factura de servicios, mientras que los arrendatarios o inquilinos tendrán que acreditar copia del contrato de arrendamiento o la última factura original.

EPM reiteró su voz de alerta a la comunidad para que se abstenga de negociar la cancelación de sus facturas a través de particulares. El único perjudicado con este tipo de estafas es el propio ciudadano que se presta al ilícito, ya que no sólo pierde la plata que entrega por el supuesto “favor”, sino que queda con la misma deuda ante EPM. Si por algún motivo el cliente no puede cancelar personalmente su factura, es recomendable que lo haga a través de personas de absoluta confianza.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?