| 9/25/2012 10:51:00 AM

En Portugal, restaurantes protestan con el "Día sin tarjeta de crédito"

Lisboa- El sector de la restauración en Portugal, acosado por la crisis, celebró hoy el "Día sin tarjeta" en protesta por las comisiones que le cobran los bancos por cada pago electrónico de sus clientes.

El aumento del IVA del 13 % al 23 % y la pronunciada caída del consumo privado en el país han afectado al sector, que sólo durante 2012 prevé que cierren cerca de 15.000 restaurantes, en una crisis que se prolonga desde 2008.

Los cálculos son del Movimiento Nacional de Empresarios de la Restauración de Portugal, cuyo portavoz, José Pereira, estimó en declaraciones a Efe una adhesión superior al 90 % a la protesta de hoy.

"Nuestra cuenta de ingresos ha bajado durante los últimos cuatro años en torno a un 15-20 % anual", aseguró Pereira, voz de un sector que ha criticado duramente al Gobierno luso, de signo conservador, por incrementar la carga fiscal.

El representante de la restauración lusa incidió en que Portugal ya es "uno de los países de Europa con más impuestos", lo que sumado a la recesión económica -este año se espera una caída del PIB superior al 3 %- deja cada vez más mesas vacías en sus establecimientos.

"Ahora mismo, de cuatro personas que vienen a comer, la primera paga el IVA y las comisiones, la segunda los costes que supone la materia prima, la tercera el personal y la cuarta el resto de gastos fijos, como la luz, el alquiler... La situación es inviable", recalcó Pereira.

El portavoz de los restauradores portugueses reconoció que el peso de las comisiones bancarias de las tarjetas de crédito en sus cuentas no es tan elevado como el IVA u otros impuestos, pero consideró que es lo suficientemente importante como para ayudar al sector a volverse "un poco más competitivo".

En este sentido, subrayó que este porcentaje que pagan los dueños de bares y cafeterías a los bancos por el pago con tarjeta -de media un 2 %, aunque varía en función del tipo de establecimiento y de tarjeta- es "de los más altos de todo el continente" y duplica el de países cercanos como España.

En Portugal se calcula que hay un bar por cada 120 habitantes, una de las proporciones más altas de Europa, y junto con hoteles y similares el sector lo forman cerca de 85.000 empresas, que ocupan a 350.000 trabajadores.

El Movimiento Nacional de Empresarios de la Restauración de Portugal prevé que el cierre de establecimientos deje a final de año a 40.000 empleados en la calle, en un país donde la tasa de paro supera ya largamente el 15 %.

Fuentes consultadas entre las instituciones de crédito lusas justificaron el cobro de comisiones más elevadas a la restauración por el pago con tarjetas, entre otros motivos por el hecho de que en Portugal existen otras ventajas, como poder sacar dinero sin coste alguno en cualquier cajero, sea del banco que sea.

Además de la restauración, otros sectores como el del comercio minorista y la distribución han criticado las a su juicio elevadas comisiones a pagar a las entidades financieras.

De hecho, los supermercados Pingo Doce, pertenecientes al "gigante" luso Jerónimo Martins, prohibieron recientemente el pago con tarjeta a sus clientes en compras con valor inferior a 20 euros.


 EFE                                                               
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?