| 6/11/2009 12:00:00 AM

En la nueva Chrysler, los problemas de la vieja Chrysler

Con la transferencia de la mayoría de los activos de Chrysler a Fiat, la nueva empresa Chrysler LLC nace encadenada a su pasado. Además de que Fiat no es una marca reconocida en EE.UU., y que el objetivo es dedicarse a la producción de carros compactos y subcompactos, su flota tiende a las carros deportivos, utilitarios y de mayor tamaño.

DETROIT — Chrysler ha renacido bajo la tutela de una empresa italiana, aunque no puede desprenderse completamente de su pasado: no vende suficiente número de coches, su flota se inclina en favor de las camionetas y vehículos deportivos utilitarios y deberá esperar más de un año por la ayuda que necesita.

Un compás de espera de 42 días en el tribunal de bancarrotas limpió a la empresa de la mayor parte de su deuda y costos laborales, pero muchos analistas sostienen que el futuro inmediato de Chrysler es sombrío. En el 2008 perdió US$8.000 millones, y en los cinco primeros meses de este año sus ventas han bajado casi un 50%.

Los vehículos diseñados por su nuevo propietario, la firma italiana Fiat Group SpA, no llegarán a Estados Unidos hasta fines del 2010. E incluso entonces no es seguro que los estadounidenses querrán los vehículos subcompactos que son el punto fuerte de Fiat.

Mientras tanto, Chrysler se ha quedado con unos cuantos vehículos nuevos y una red de concesionarios mucho más reducida. Su viejo muestrario sigue dominado por vehículos de mayor tamaño. Y sus productos en el creciente mercado de subcompactos y compactos no han despertado el apetito del público.

"El escaparate de los concesionarios no va a ser muy diferente en los próximos 18 meses", dijo el analista Aaron Bragman, de la firma asesora IHS Global Insight. "Van a intentar mantener su porción del mercado en un mercado descendente con productos que en muchos casos no han sido rediseñados en muchos años".

Según Bragman, Chrysler encara una tremenda competencia, especialmente con los nuevos vehículos que diseñan General Motors Corp. y Ford Motor Co.

Incluso si el nuevo Chrysler Group LLC puede sobrevivir, la gama supercompacta de Fiat muy popular en Europa, como el 500 y el Grand Punto, podrían quedar desubicada en Estados Unidos, cuyos conductores están acostumbrados a vehículos mayores y una gasolina más barata.

Durante la última incursión de Fiat en el mercado estadounidense, en las décadas de 1970 y 1980, los numerosos problemas de calidad popularizaron el chiste de que las iniciales FIAT eran la sigla de la consigna "Fix It Again, Tony" (Repáralo otra vez, Tony).

"Fiat no es un nombre conocido en el mercado estadounidense", dijo el profesor David Koehler, especialista de mercadeo de la Universidad de Illinois en Chicago. "No suena en el gran mercado general".

La nueva Chrysler comenzó sus operaciones el miércoles después que la Corte Suprema rechazó atender la apelación a los fallos de tribunales inferiores que permitieron la transferencia de la mayor parte de los activos rentables de la vieja Chrysler a Fiat.


(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?