| 12/25/2006 12:00:00 AM

En mensaje navideño, Papa pide solución a conflictos

Al concluir su mensaje, el Papa deleitó a decenas de miles de peregrinos y turistas que se congregaron en la plaza iluminada por el sol al ofrecer saludos navideños en más de 60 idiomas.

El papa Benedicto XVI instó a encontrar una solución a los conflictos en el mundo, especialmente en el Medio Oriente y Africa, durante su mensaje navideño del lunes que incluyó plegarias por los pobres, los explotados y las personas que sufren.

"Con una aflicción profunda pienso, en este día festivo, en el Medio Oriente, marcado por tantas crisis y conflictos graves, y expreso mi esperanza en que se abrirá el camino a una paz justa y duradera", dijo el pontífice en su tradicional mensaje "Urbi et Orbi" (a la ciudad y al mundo).

El Papa destacó en su mensaje el conflicto israelí-palestino.

"Pongo en las manos del Divino Niño de Belén los indicios de una reanudación del diálogo entre los israelíes y los palestinos, que hemos atestiguado en días recientes, y la esperanza de sucesos más alentadores", añadió Benedicto, quien habló desde el balcón de su despacho a los fieles en la Plaza de San Pedro.

El Papa mencionó también la violencia en Líbano, Irak, Sri Lanka, Darfur y Africa, en un día en que cazabombarderos etíopes atacaron dos aeropuertos de Somalia y en que más personas murieron por atentados suicidas en territorio iraquí.

Juan Pablo II, el antecesor de Benedicto XVI, comenzó la costumbre de revisar sucesos y preocupaciones de la humanidad durante el mensaje navideño.

Horas antes, el Papa celebró la Misa de Gallo dentro de la Plaza de San Pedro.

Luciendo centelleantes vestimentas de oro y una mitra dorada, Benedicto XVI dijo a la multitud que pese a sus éxitos actuales, el mundo sigue necesitando desesperadamente a un salvador.

"Esta humanidad del siglo XXI parece una dueña tan segura y autosuficiente de su destino como defensora ávida de sus triunfos indiscutibles", añadió el Papa. "Pero no es así. La gente sigue muriendo de hambre y de sed, de enfermedades y pobreza, en esta era de consumismo abundante y desbocado".

"Algunas personas siguen esclavizadas, explotadas y despojadas de su propia dignidad; otras son víctimas de odio racial y religioso, afectadas por la intolerancia y la discriminación", dijo Benedicto.

AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?