| 7/9/2013 3:47:00 PM

En medio de la tormenta, taxistas bogotanos van a la U

Para subsanar algunas de las deficiencias de los conductores de la capital, el Instituto Distrital de Turismo suscribió un convenio con la Fundación Universitaria Cafam para capacitar un grupo de taxistas.

La Alcaldía Mayor de Bogotá, a través del Instituto Distrital de Turismo, suscribió un convenio con la Fundación Universitaria Cafam para capacitar a 5.000 conductores de taxi de la capital, dentro de una amplia propuesta de formación académica y personal que arrancará, en su primera fase, con 1.500 participantes. 

El programa se convierte en una imperiosa necesidad para el gremio ante sucesos como el asesinato del agente de la DEA, James Watson, y el incremento del llamado ‘paseo millonario’ por las calles de la ciudad, y va ligado al objetivo del alcalde Gustavo Petro de formalizar el oficio de conductor de servicio público.

El IDT, consciente de que estos trabajadores conforman un eslabón importante de la cadena productiva del turismo, diseñó el programa de enseñanza, en temas generales con énfasis en la apropiación de ciudad, el servicio y respeto al pasajero y el conocimiento de la oferta turística y cultural de Bogotá.

“Los taxistas son parte de la oferta turística y complementaria de la ciudad y al tener contacto constante y directo con los turistas y visitantes, están obligados a asumir una delicada representación como buenos anfitriones de la ciudad”, afirma el director del IDT, Luis Fernando Rosas Londoño. 

La capacitación comienza este lunes 8 de julio para un grupo de taxistas afiliados a la empresa Telecoper. En lo que resta de la administración distrital se pretende capacitar a 5.000 taxistas. 

Garantizar servicios

Este novedoso programa del IDT se realiza en concordancia con los objetivos del proyecto de “Desarrollo Turístico Social y Productivo de Bogotá”, que busca que dicha capacitación esté orientada a garantizar una correcta prestación del servicio, acorde con el progreso y la internacionalización de la capital. Con ello intenta fortalecer la competitividad del sector turístico de Bogotá y la Región, de manera que facilite su inclusión efectiva en la cadena productiva del sector y la promoción de la función social de la actividad. 

“Con estos cursos queremos garantizar que los taxistas, que ahora están en medio del ojo del huracán, posean la cultura y el conocimiento requerido para prestar un buen servicio y orientar a los turistas, visitantes y residentes de una manera eficiente y amable”, señala Rosas Londoño.

Uno de los aspectos más importantes de la capacitación está relacionado con la campaña contra la Explotación Sexual Comercial de Niñas, Niños y Adolescentes, ESCNNA, impulsada por el IDT, que busca que los taxistas asuman un compromiso real y se conviertan en agentes protectores de niños, niñas y adolescentes.

“El impacto en el compromiso social que se busca tener con el establecimiento de esta capacitación apunta a que los conductores de taxis adquieran habilidades, conocimientos técnicos, teóricos y prácticos que contribuyan a su formación personal y a un mejor desempeño de su actividad, garantizando una correcta prestación del servicio. Queremos que se le ofrezca al usuario un servicio eficiente, eficaz y amable para mejorar las condiciones de la ciudad y fortalecer la cadena de valor sectorial del turismo en Bogotá como principal destino turístico de Colombia”, concluye Rosas Londoño.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?