| 5/23/2007 12:00:00 AM

Empresas de EE.UU. se oponen a elementos de plan migratorio

Las empresas estadounidenses que dependen de los inmigrantes han presionado durante mucho tiempo por reformas a su favor, pero muchos se quejan de que la propuesta apoyada por los dirigentes del Senado y el presidente George W. Bush los afectaría demasiado y les impediría encontrar la mano de obra que necesitan.

Los Angeles.- Empresarios como el criador de gallinas Lucious Adkins no comprenden cómo podrían continuar trabajando si el Congreso aprueba una reforma migratoria que obligaría a sus empleados inmigrantes a regresar a su país durante un año.

"No puedo pasar seis meses sin criar una gallina. Estaríamos fuera del negocio para cuando regresaran", dijo Adkins, dueño de una de las principales granjas avícolas en Georgia y presidente de la Asociación Unida de Productores Avícolas.

En todo el país, empresas como las productoras de alfombras, granjas, plantas de carne, productos avícolas, construcción, restaurantes y hoteles, dependen mucho de los poco calificados trabajadores indocumentados.

Las empresas de alta tecnología, por su parte, suelen buscar fuera del país a sus ingenieros, programadores y otros empleados con grandes capacidades, muchos de los cuales trabajan legalmente en el país, mediante visas de trabajo temporales.

La propuesta legislativa le daría estatus legal a los alrededor de 12 millones de indocumentados que se estima viven en el país, permitiéndoles obtener la residencia legal o la ciudadanía. Para ello pagarían una cuota de 5.000 dólares y varias multas, y los jefes de familia tendrían que regresar a sus países de origen de manera temporal.

La reforma contempla también la creación de un programa de trabajadores invitados que emitiría unas 400.000 visas anuales, principalmente para inmigrantes con poca capacitación, que buscarían empleo durante dos años.

Sean McHugh, vocero de la empacadora de carne Swift & Co., con sede en Greeley, Colorado, dijo que apoya las reformas, pero teme que la medida signifique la salida del país de varios de sus empleados.

"Nuestras necesidades son continuas todo el año, e invertimos de manera sustancial tiempo y dinero en entrenar a un nuevo empleado, así que obviamente preferiríamos tenerlos en la nómina que perderlos", dijo.

Swift fue una de las empresas más afectadas durante la oleada de arrestos del 12 de diciembre, en sus plantas en seis estados. En total, las autoridades detuvieron a unos 1.300 supuestos indocumentados.

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?