| 1/5/2010 8:00:00 AM

Empresarios en Venezuela temen por racionamiento eléctrico

La recesión en Venezuela podría agudizarse por el racionamiento eléctrico impuesto por el gobierno a la industria y comercio para enfrentar el déficit de energía generado por una prolongada sequía, afirmó el lunes el jefe de la mayor cámara de empresarios del país.

Caracas  — El presidente de la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras) Noel Alvarez estimó que el proceso recesivo en el que entró el país en el 2009 "se va a incrementar" debido a que muchas empresas debieron reducir a la mitad su jornada laboral como resultado de las regulaciones oficiales.

El ministro de Energía Eléctrica Angel Rodríguez rechazó esa posibilidad y pidió que la crisis energética que afronta el país no sea utilizada para atacar al gobierno con fines políticos.

Al cierre del 2009 la economía venezolana registró una contracción de 2,9% después de cinco años de crecimiento económico del país.

Alvarez expresó que no tiene de momento una estimación de cuanto podría ser la caída que enfrentaría el aparato productivo como consecuencia del racionamiento eléctrico, pero sostuvo que la contracción estará muy por encima del 2,3% que Fedecámaras proyectó inicialmente para el 2010. "Creo que esos números (de caída) se van a ampliar", acotó.

El dirigente empresarial indicó que Fedecámaras calculó al cierre de noviembre que el gobierno estaba aplicando "un racionamiento aproximado de cuatro horas diarias en todo el país".

Desde la segunda mitad del 2009 el gobierno denunció la existencia de un déficit de energía y anunció que desarrollaría un plan de inversiones para fortalecer el sistema de generación de electricidad.

A partir de este mes el gobierno impuso un fuerte racionamiento a las zonas residenciales, comercios e industrias, y los obligó a bajar en 20% el consumo de energía para atender el déficit generado por una prolongada sequía que ha llevado a niveles alarmantemente bajos la represa sudoriental del Guri, que proporciona más de la mitad de la electricidad del país.

Como parte del plan de racionamiento se estableció que los centros comerciales tendrán suministro de electricidad entre las 11 de la mañana y 9 de la noche. Los bingos y casinos sólo servicio entre las 6 de la tarde y 12 de la noche, entre otras limitaciones.

El sector comercial, que es uno de los mayores empleadores del país, debe enfrentar la situación después de reportar un declive del 8,2% de su actividad a fin del 2009 afectado en gran medida por la caída de 2,6% del consumo privado.

El ministro de Energía Eléctrica descartó el lunes que la producción del sector privado pueda caer a la mitad como consecuencia del racionamiento eléctrico y anunció que el gobierno está dispuesto a exonerar a los empresarios que generen electricidad con sus propios recursos.

Rodríguez dijo a la emisora local Unión Radio que espera que la crisis de energía eléctrica no se politice debido a que "es un problema serio de seguridad nacional".

"Estamos buscando equipos para asumir la emergencia", indicó el ministro, y agregó que el sector público ha tomado medidas para evitar los cortes eléctricos a futuro.

Rodríguez señaló, en una entrevista publicada el lunes en el diario local El Mundo, que el Ejecutivo está dispuesto a cerrar las tres empresas para evitar el colapso de la represa del Guri y que se quede el país sin electricidad.

Juan Carlos Caldera, dirigente del partido opositor Primero Justicia, dijo que el presidente Hugo Chávez "tenía la responsabilidad de hacer inversiones para aumentar la capacidad eléctrica" desde el inicio de su gobierno en 1999 pero la mayoría de proyectos nunca los concretó debido a problemas de "ineficiencia" y "corrupción".


(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?