| 2/7/2011 6:00:00 PM

Empresarios brasileños piden mayor estructura en defensa comercial

Los empresarios brasileños le pidieron hoy al Gobierno que amplíe la estructura en defensa comercial para combatir las prácticas "desleales" de otros países, afirmó hoy el presidente de la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (Fiesp), Paulo Skaf.

Sao Paulo - "La estructura del ministerio (de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior) en el área de defensa comercial es muy pequeña, insuficiente para las necesidades del país. Es necesario agrandarlo", comentó Skaf a periodistas después de una reunión con el ministro Fernando Pimentel.

El presidente del mayor gremio empresarial brasileño ofreció cooperación por parte de los industriales y señaló que "en la reunión hubo un consenso de que ese tema es importante y debe ser discutido. No puede haber economía (ahorro) en la defensa comercial de un país".

Pimentel, según el empresario, le manifestó a los representantes de los diversos sectores productivos que el Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff pretende elevar las tarifas arancelarias de importación de algunos productos como medida de defensa comercial de la industria brasileña.

Algunos sectores que podrán beneficiarse serán el textil, calzados y cuero y de electrodomésticos y equipos electrónicos.

Skaf, sin embargo, manifestó que la medida no es suficiente para contener el crecimiento de las importaciones de productos manufacturados.

En 2010, según el titular de la Fiesp, la balanza comercial de productos manufacturados tuvo un déficit de US$ 72.000 millone, cifra que de mantenerse las actuales políticas de defensa podrá "subir hasta los US$ 100.000 millones en este año".

"Como va el carruaje o se hacen medidas eficientes que realmente inhiban la importación de manufacturados o vamos a tener un déficit mayor que el del año pasado. La importación está creciendo, no está disminuyendo ni estacionada", apuntó Skaf, quien instó al Gobierno a tener una mayor "agilidad" para combatir las prácticas "desleales".

El empresario citó las prácticas en algunos países desarrollados del llamado "dumping", término inglés que define la venta por debajo del precio de coste.

"Necesitamos de un conjunto de medidas de combate a la importación ilegal y a las prácticas desleales, además de competencia, agilidad y voluntad política para tomar las medidas rápidamente", subrayó.

Para Skaf, Brasil debe "hacer lo mismo que los otros países", que con el menor indicio de "dumping" aplican una sobretasa. "Después, si no se comprueba, entonces se deroga la medida. No podemos estudiar un año los casos para después decidir o no, cuando ya los productores tienen un desfalque".

En la sede de la Fiesp estuvo también el ministro de Agricultura, Wágner Rossi, quien participó de la reunión del Consejo de Agronegocio de la entidad.

"El productor brasileño fue penalizado durante años. Sólo que somos eficientes y producimos con costo bajo, colocando el producto en el mercado a un precio justo. Eso crea problemas para aquellas agriculturas que son altamente subsidiadas en los países ricos", indicó Rossi en diálogo con periodistas.

Rossi manifestó que la oferta de alimentos está baja en relación con la demanda por la mejora en la calidad de vida en países asiáticos y latinoamericanos.

"Eso es bueno, el pueblo quiere comer mejor. Con eso, Brasil que es el gran abastecedor mundial de proteínas, puede tener una recompensa por su esfuerzo productivo y no estamos generando ninguna presión", expresó Rossi, quien criticó la posición de países como Francia para limitar las ganancias de naciones emergentes.

"Quien está ganando con eso (de limitar las ganancias y crear un almacén global con reservas de alimentos) es el especulador del mercado de materias primas agrícolas. Brasil no tiene la culpa del aumento de los precios", afirmó.

 
(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?