| 9/19/2011 10:50:00 AM

Empresa familiar mantiene tradición hispana del buen café en Estados Unidos

Compañía californiana de café factura 110 millones de dólares al año.

Gaviña Gourmet Coffee es una de las empresas de café más grandes y exitosas del oeste del país, un emporio construido gracias al trabajo de una pujante familia cubana que comenzó desde cero al emigrar a EE.UU. en 1961.

Actualmente, la empresa factura más de 110 millones de dólares al año, tiene 270 empleados y sostiene relaciones comerciales con más de 50 países del mundo, desde los cuales traen anualmente entre 36 y 40 millones de libras de café.

Entre sus productos destaca "Café Gourmet Don Francisco", que es la marca líder en ventas en las tiendas de comestibles del sur de California y se encuentra entre las 10 primeras marcas de café que se consumen a nivel nacional.

"También tenemos 'Café La Llave', hecho especialmente para el consumidor latino y que ocupa los primeros lugares en ventas para ese sector en California y Florida", dijo a Efe Leonor Gaviña Valls, la única mujer de los 4 hermanos que hoy lideran la empresa, creada en California en 1967, por su padre, Francisco Gaviña, ya fallecido.

"Mi abuelo inició el negocio del café en Cuba, en 1870. Mi papá era el mayor y continuó a cargo, pero en 1960 el régimen de Castro expropió nuestras tierras y nos vimos forzados a abandonar la isla, aquí mi papá trabajó limpiando, después en contabilidad, pero siempre anhelaba retomar el negocio del café", relató la empresaria.

"Cuando pudo, compró unos equipos usados y alquiló un local de 1.100 pies, comenzó de nuevo a los 64 años. Cuando mucha gente piensa en retirarse, él decidió que era tiempo de volver a empezar", agregó.

Después de muchos años de duro trabajo, ahora la sede de Gaviña Gourmet Coffee, ubicada en la ciudad de Vernon, mide 240.000 pies cuadrados que albergan a la bodega de café verde, la de café crudo, la planta torrefactora, el departamento de control de calidad, laboratorios, la empacadora, el almacén del café procesado y listo para ser distribuido, además de las oficinas administrativas y un centro de adiestramiento donde los empleados aprenden inglés, español o clases de ciudadanía.

Además de hacer sus propios productos, que distribuyen especialmente en las costa este y oeste del país, la empresa tiene una amplia cartera de clientes para quienes hacen café con marcas privadas, entre ellos Jose's Coffee, distribuido por las tiendas Costco, el café de la cadena McDonalds para la costa oeste del país y los supermercados Publix, por mencionar algunos.

La mayoría de los trabajadores de esta empresa son hispanos y un gran porcentaje de ellos tienen más de 10, 15, 20 o 25 años trabajando con ellos.

"Ahora somos una familia grande, comenzamos mi papá, mi mamá, los 4 hermanos y un tío, mi papá visitaba tienda por tienda ofreciendo el producto que ha representado desde siempre nuestra tradición familiar", explicó la menor de los 4 hermanos.

"Siempre buscamos darle buena calidad de café a nuestros consumidores, una buena forma de empleo y de vida a nuestros trabajadores, y también a nuestro proveedores, a los que cosechan el café, nos gusta pensar que le damos un poquito de inspiración a toda la cadena, y que contribuimos con la comunidad participando en obras sociales que benefician a los más necesitados", comentó Gaviña Valls, de 59 años.

La empresa se mantiene como una compañía privada, un negocio familiar que ahora cuenta con la contribución del trabajo de 6 de los 10 nietos del fundador Francisco Gaviña.

"Afortunadamente el trayecto recorrido ha sido largo y fructífero, pero no ha sido producto de la casualidad, ha sido al mismo tiempo un crecimiento inesperado y luchado. Yo creo que ninguno de nosotros pensó que íbamos a crecer como hemos crecido, sin embargo, estamos listos para seguir adelante, esperamos seguir dando lo mejor día con día", concluyó.

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?