| 4/3/2012 9:40:00 AM

Empresa española quiere crear plantas solares en Chile por US$2.000 millones

La empresa española Ingenostrum quiere construir seis plantas de energía solar en la región chilena de Antofagasta, al norte del país, con una inversión de 1.978 millones de dólares y que generarán 688 megavatios de potencia.


La filial de la firma en Chile presentó el lunes las declaraciones de impacto ambiental de los proyectos en Servicio de Evaluación Ambiental, según señaló hoy en sus registros este organismo del Gobierno chileno.

El proyecto Crucero Oeste, con una inversión de 449 millones de dólares y una capacidad instalada de 160,3 megavatios, es la principal iniciativa de la firma española, que pretende construir la planta fotovoltaica en el sector de Sierra Gorda, en la región de Antofagasta. Ingenostrum presentó otros dos proyectos, llamados Domeyko 2 y Domeyko Este, con una inversión inicial de 447 y 314 millones de dólares, respectivamente.

Las plantas, que se construirán cerca de la ciudad de Antofagasta, a unos 1.368 kilómetros al norte de Santiago, se conectarán al Sistema Interconectado del Norte Grande (SING), que suministra energía en el norte del país, por una nueva línea de transmisión que requerirá otra tramitación ambiental.

El Servicio de Evaluación Ambiental ha fijado hasta el próximo 28 de junio el plazo para analizar los informes de impacto ambiental de la compañía. La empresa Ingenostrum, con sede en Sevilla (sur de España), se dedica a las energías renovables y tiene proyectos en España y en Italia.

Santiago Rodríguez, director de estrategia de la firma, aseguró que se analiza también la posibilidad de construir parques eólicos en la región de Coquimbo y plantas de biomasa en el sur del país, proyectos que requerirían una inversión adicional de unos 400 millones de dólares, indicó el Diario Financiero.

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?