| 10/15/2005 12:00:00 AM

Empresa colombiana construirá carretera más moderna de Costa Rica

El gobierno otorgó al consorcio colombiano Cacisa-Cano Jiménez la construcción de una moderna carretera en la región norte del país.

"El Corredor será de 67 kilómetros que conecta Sabana, en el centro de la capital, con San Ramón y comprende una inversión de 270 millones de dólares", informó el viernes en rueda de prensa el ministro de obras públicas y transportes Randall Quirós.



Destacó que los 80.000 conductores que transitan diariamente por la vía contarán con modernos servicios de asistencia técnica y atención de emergencias como un accidente o un desperfecto mecánico.



Detalló que para brindar ese apoyo instalarán zonas de parqueo con teléfonos de acceso gratuito al centro de operaciones de la autopista.



Además, el proyecto contempla construir más de 30 puentes peatonales y varias bahías para autobuses con el fin de brindar seguridad.



Otra ventaja que generará la iniciativa es la reducción del tiempo de recorrido de una hora y media a solamente 30 minutos.



La gerente del proyecto Hanna Muñoz indicó que habrán tres peajes y cobrarán tarifas diferenciadas. En el caso de un vehículo liviano el monto será de 1,30 dólares y en uno de más de cinco ejes se fijará en 6,33 veces más.



"Como empresarios colombianos es un gran compromiso venir a colaborar con el gobierno costarricense con la experiencia que hemos acumulado de 10 años en obras de concesiones para mejorar la infraestructura vial", manifestó el representante de Cano Jiménez, José Gabriel Cano.



El contrato será por tres años, los cinco primeros meses corresponden a un período de transición, 25 meses al de construcción y los últimos seis meses para supervisión. La concesión tiene un plazo de 25 años en que el concesionario deberá de hacerse cargo de la operación y el mantenimiento.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?