| 10/1/2009 12:00:00 AM

Empleados públicos chilenos piden aumento del 8%

Los empleados públicos demandaron del gobierno un aumento salarial del 8% a pocas horas que las autoridades dieran a conocer el presupuesto de la nación para el año entrante que crecerá en 4,3% de ser aprobado por el Congreso.

"Esperamos el gobierno sean favorables a un reajuste importante para el sector público", dijo el presidente de la Asociación Nacional de Empleados Fiscales, ANEF, Raúl de la Puente, luego de entregar este jueves la demanda en la sede de gobierno y en el ministerio de Hacienda.

Aludiendo al anuncio la víspera del ministro de Hacienda, Andrés Velasco, a que el proyecto de presupuesto del 2010 será "reactivador", De la Puente señaló que "nosotros decimos que este reajuste será para la reactivación, porque sin duda que con mayores recursos los trabajadores van a poder dinamizar también el mercado interno".

El requerimiento de los empleados, que son unos 400.000, considera un aumento adicional del 2% para los salarios más bajos y el congelamiento de las remuneraciones de los más altos, como los ministros y legisladores.

El nuevo salario de los empleados públicos debe entrar en vigencia en diciembre. El año pasado, tras largas negociaciones con los parlamentarios y en plena crisis económica, el gobierno terminó por acceder a la demanda del 10% de la ANEF.

Este año el gobierno no ha informado cuánto es el monto que considera de mejoramiento de los salarios de los empleados públicos contemplado en la ley de presupuesto, que debe ser tramitada hasta el 30 de noviembre para entrar en vigor el 1 de diciembre.

Las autoridades toman en cuenta para fijar el aumento salarial el crecimiento de la economía y la inflación proyectadas para el año siguiente. Este año la economía se contraerá en torno al 1%, mientras que la inflación también sería negativa.

 

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?