| 7/8/2005 12:00:00 AM

Embajador de E.U. dice que hay TLC o nada

El Embajador, William Wood, afirmó que las preferencias arancelarias dadas a través del ATPA/DEA, no serán renovadas.

El Embajador de Estados Unidos en Colombia, William Wood, afirmó que las preferencias arancelarias dadas a través del ATPA/DEA no serán renovadas y que debe ser reemplazado por el Tratado de Libre Comercio.



Wood manifestó que las preferencias vigentes en el tratado de favorecimiento por la guerra antidrogas, vencen en 2006 y sin Tratado de Libre Comercio (TLC) la situación sería muy desfavorable para el país.



El diplomático defendió ante una nutrida asistencia de banqueros y empresarios en el seminario

"Colombia a los ojos de Wall Street", el TLC que negocia E.U. con Colombia, Ecuador y Perú.



Wood, haciendo referencia a la próxima ronda de negociaciones que se llevará a cabo en Miami, dijo que el acuerdo "se firmará con los que estén listos (países)".



Según Los tratados de libre comercio lo que buscan es un mayor acceso a los mercados, a la inversión, al desarrollo entre los contratantes; "es una relación madura y de mutuo beneficio", señaló Wood, quien advirtió que su fin no es proteger a sectores que no son eficientes.



"El acuerdo no puede ser un vehículo para cerrar fronteras (...) para proteger industrias no competitivas", puntualizó Wood, quien pidió a quienes se beneficiarán del TLC manifestarlo públicamente.



Quienes creen que se verán perjudicados por el tratado lo han manifestado de manera pública, dijo, para acotar que quienes esperan beneficiarse "están bastante callados".



"Es hora de que hablen quienes van a ganar y a beneficiarse del tratado", pues hay que escuchar a unos y otros "para maximizar los beneficios" de la negociación, manifestó el diplomático.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?