| 7/13/2011 5:40:00 PM

El verdadero motor de la economía mundial son los países emergentes

El verdadero motor de la economía mundial en estos momentos son los países emergentes, declaró este miércoles en entrevista la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena.

Santiago de Chile - "Hay una diferencia enorme entre lo que están creciendo los países en desarrollo frente a los países desarrollados", enfatizó la máxima autoridad de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, organismo dependiente de Naciones Unidas.

La Cepal presentó hoy en Santiago su Estudio Económico 2010-2011, que pone de manifiesto que el crecimiento de América Latina y el Caribe será este año mayor del previsto y alcanzará el 4,7%, pero en 2012 se desacelerará hasta el 4,1% debido a la lenta recuperación económica de Estados Unidos y a la crisis de la deuda en Europa.

"América Latina está transitando hacia una situación muy positiva; tiene un crecimiento que se mantiene, pero vemos que se va desacelerando un poco la economía, en gran medida por el contexto internacional", explicó.

Bárcena espera que la nueva dirección del Fondo Monetario Internacional (FMI), encabezada por la francesa Christine Lagarde, cumpla su promesa de mostrarse más sensible a esta nueva realidad de la economía mundial.

"Ojalá Europa se recupere, nadie quiere que le vaya mal, pero la realidad es que son las economías emergentes las que están liderando en estos momentos el crecimiento mundial", puntualizó.

La crisis de la deuda en Europa y el lento crecimiento de Estados Unidos evidencian que "el entorno es muy difícil", y sobre todo en el ámbito financiero, explicó la titular de la Cepal.

"Lo que más preocupa -dijo- es que pueda haber una restricción en materia de flujos financieros, y que son economías con las cuales América Latina tiene un comercio importante".

"Aunque también hay que decir que poco a poco, los países europeos se están viendo desplazados por Asia, y especialmente por China", agregó.

Frente a eso, lo que está haciendo la región, especialmente Sudamérica, es diversificar sus exportaciones, "y también puede aprovechar el comercio intrarregional, que es el que -por cierto- tiene más valor agregado", apuntó Bárcena.

La secretaria ejecutiva de la Cepal no tiene claro que América Latina ya esté preparada para poner en marcha un Banco del Sur, que actúe como una entidad financiera regional, pero en todo caso considera que se trata de "una aspiración muy legítima para propiciar que el financiamiento esté más vinculado a la economía real que a la especulativa".

Y mientras llega el día en que sea posible contar con una entidad de esa naturaleza, Bárcena ve con buenos ojos que los países fortalezcan su capacidad de realizar transacciones financieras en monedas locales.

"América Latina ha entendido la importancia de la macroeconomía para la estabilidad, y es probable que ahora pueda dar un salto más, para ponerla al servicio del desarrollo productivo, que es lo que más falta le hace", destacó.

Pero mientras siga siendo una región productora de materias primas y de energía -y no productos y servicios con valor agregado- la bonanza la pueden acaparar los países asiáticos. "Eso es lo que nos preocupa", admite.

"La región tiene que dar un salto hacia adelante para cambiar sus ventajas comparativas por ventajas competitivas basadas en el valor agregado y la innovación", apuntó.

Pero para ello, los países latinoamericanos tienen que manejar bien los tres fenómenos más problemáticos en el corto plazo: la inflación, la apreciación cambiaria y el deterioro en la cuenta corriente.

"América Latina tiene que aprender a retener las ganancias de su productividad", recomendó la responsable de la CEPAL, quien descartó el riesgo de recalentamiento de la economía, después de que Brasil haya desacelerado gradualmente su ritmo de crecimiento, que este año se situará en torno al 4 %.

Conocedora de las drásticas repercusiones que los informes de las calificadoras de riesgo tuvieron en el pasado en países de la región, Bárcena considera que a la luz de lo que está sucediendo en Europa con la crisis de la deuda, "habría que revisar el papel que estas agencias desempeñan en estos momentos".

Estas empresas, que valoran la solvencia los países y compañías que emiten activos financieros, están en la mira de las autoridades europeas después de que en las últimas semanas castigaran duramente los títulos de deuda pública de Grecia, Portugal e Irlanda.

"Nosotros somos partidarios de que la regulación financiera, las agencias calificadoras de riesgo, y la supervisión y el monitoreo sean revisados", señaló al respecto la responsable de la Cepal, quien confía en que Francia logre avanzar en este ámbito antes de que concluya su presidencia del G-20.



Efe

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?