| 5/21/2011 3:00:00 PM

El Tea Party lanza un candidato para las primarias republicanas en EE.UU.

El empresario Herman Cain, un afroamericano simpatizante del Tea Party, sin experiencia política y con principios conservadores, anunció su entrada en la carrera por la candidatura republicana para las elecciones presidenciales de 2012 en Estados Unidos.

Cain, conocido también por tener un programa de radio, lanzó su campaña política en Atlanta apelando a la necesidad de que EE.UU. regrese a los principios de los "padres fundadores", uno de los lemas que tradicionalmente maneja el movimiento conservador Tea Party.

En las últimas semanas, la precampaña electoral estadounidense ha comenzado a animarse con la entrada en juego de varios contendientes serios para la nominación republicana.

Así, entre los conservadores que aspiran a arrebatar a Barack Obama la Presidencia del país se encuentra el expresidente de la Cámara de Representantes, Newt Gingrich, el exgobernador de Massachusetts, Mit Romney, y el exsenador Rick Santorum.

El próximo lunes se prevé que entre en la carrera otro de los favoritos, el exgobernador de Minesota, Tim Pawlenty.

No obstante, ninguno de estos candidatos ha apelado directamente al voto de los simpatizantes del movimiento ultraconservador Tea Party, y que en las pasadas elecciones legislativas de 2010 jugaron un papel clave en la asignación de algunos escaños del Congreso.

Herman Cain, sin embargo, sí se alinea con este movimiento que defiende una presencia nula del Estado en la economía o la cobertura médica, y un recorte del gasto publico.

De hecho, en algunos de los vídeos que ha difundido en YouTube para impulsar su campaña, se incluyen escenas de los mítines y concentraciones del Tea Party, con comentarios de Cain en los que afirma que "el gigante dormido, el pueblo, se está despertando".

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?