| 8/5/2005 12:00:00 AM

El petróleo alcanza un máximo de US$65

El precio del barril de crudo subio US$2 durante la jornada del miércoles.

El petróleo no da tregua. Un informe publicado por el gobierno de Estados Unidos fue el último detonante de la escalada de los precios del crudo. Los temores de que no exista suficiente capacidad de refinamiento para cubrir la demanda de petróleo viene atizando la subida de las últimas dos semanas.



El informe semanal del gobierno estadounidense mostró el miércoles un incremento de 2,8 millones de barriles en los inventarios de crudo del mayor consumidor energético del mundo. La cifra, sin embargo, no fue suficientemente buena para calmar los mercados.



Los datos de la Administración de Información Energética (EIA por su sigla en inglés) también reflejaron un declive de 2,1 millones de barriles en los almacenamientos de gasolina dada la fuerte demanda y por la desaceleración en la producción doméstica.



En términos nominales (incluyendo la inflación) el precio del petróleo se encuentra en su mayor nivel de la historia. Cuando los precios son ajustados de acuerdo a la inflación se mantienen por debajo del nivel de más de US$82 que se registró en 1980.



Tanto los productores de crudo como las refinerías han enfrentado la creciente demanda de los últimos dos años, lo que ha reducido la capacidad de producción extra necesaria para satisfacer una escasez inesperada, como por ejemplo una interrupción en las exportaciones del Oriente Medio.



Los temores de esta posibilidad se dispararon esta semana por el cierre de las misiones diplomáticas estadounidenses en el mayor exportador de petróleo del mundo, Arabia Saudita, y por la tensión creada después de que Irán -el segundo productor de la Organización de Países Exportadores de Petróleo- desafió a la Unión Europea y reanudó sus trabajos nucleares.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?