| 5/22/2011 3:15:00 PM

El mexicano Carstens tratará de romper la hegemonía europea al frente del FMI

El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, se convirtió en el primer latinoamericano que aspirará a suceder a Dominique Strauss-Kahn al frente del Fondo Monetario Internacional (FMI) y romper la hegemonía europea en el organismo después de que México anunciara que lo propondrá para el puesto.

El proceso de sucesión, que quedará abierto formalmente mañana, contará de este modo con al menos un latinoamericano en la carrera, al que podrían sumarse otros aspirantes de la región.

Hasta el momento, el Gobierno de Chile también ha expresado públicamente que estudia presentar un candidato que podría ser el excanciller Alejandro Foxley, una posibilidad que va a estudiarse con "muy buena disposición", según dijo el ministro de Hacienda, Felipe Larraín.

Otros países de América Latina aún no se han pronunciado pero Carstens (Ciudad de México, 1958) es desde hoy el segundo representante de un país emergente que aspirará a dirigir el organismo.

Antes que él, Grigori Márchenko, gobernador del Banco Nacional de Kazajistán, está en la carrera con el respaldo de Rusia y los otros diez miembros de la postsoviética Comunidad de Estados Independientes (CEI).

Hasta el momento, los países europeos son partidarios de cohesionarse y presentar un candidato de consenso.

La ministra francesa de Economía, Christine Lagarde, es quien aparece con más posibilidades en ese frente pero también podrían ser considerados el exprimer ministro británico Gordon Brown, quien ya presidió principal órgano ejecutivo del FMI, el exjefe del Bundesbank, el alemán Axel Weber.

Otros nombres que han sonado en los últimos días como posibles aspirantes son los del estadounidense de origen egipcio Mohamed El-Erian, el exministro de Finanzas sudafricano Trevol Manuel, e incluso, el estadounidense Stanley Fishcer, que fue primer subdirector gerente del FMI (1994-2001).

Hasta ahora, el director gerente del FMI era un europeo en virtud de un pacto de caballeros entre Europa y Estados Unidos que dejaba en manos estadounidenses la elección del responsable del Banco Mundial.

No obstante, numerosos países creen necesario acabar con esa costumbre y conferir un mayor protagonismo a las economías emergentes en virtud de posibles candidatos que deberían ser analizados en función de sus méritos.

Ahí Carstens gana puntos pues conoce bien las entrañas del FMI, "donde trabajó como director ejecutivo por México, España, Venezuela y Centroamérica" desde 1999 y al año siguiente "fue subdirector gerente de la institución", lo que equivale a haber sido el número tres de la misma, hasta su salida para asumir el Ministerio de Hacienda en diciembre de 2006.

"Su extensa trayectoria en el sector financiero tanto en México como a nivel internacional, lo coloca como el candidato idóneo para ocupar el puesto de director gerente", aseguró hoy en un comunicado la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) mexicana.

El también exministro mexicano está considerado el principal operador de la política económica en los años en que México afrontó las crisis energética, alimentaria y, finalmente, la recesión derivada de la crisis financiera de 2008.

Licenciado en Economía en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y poseedor de una maestría y un doctorado de la Universidad de Chicago, Carstens ha tenido en los últimos años una carrera ascendente en el FMI y en México, país al que ayudó a sortear la crisis financiera internacional.

El actual gobernador del Banco de México ha colaborado a menudo con publicaciones de organismos internacionales y nacionales entre estos el FMI, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y el Banco Mundial.
(Efe)
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?