| 7/12/2007 12:00:00 AM

El lunes arranca negociación de TLC con Canadá

Según informó el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, con esta negociación nuestro país busca tener acceso preferencial a un mercado que importa el 4,5 por ciento del total mundial, y que se posiciona como el quinto país del mundo por su volumen de comercio.

Bogotá.- Colombia y Perú iniciarán de forma conjunta este lunes 16 de julio, en la ciudad de Lima, la negociación para suscribir un Tratado de Libre Comercio (TLC) con Canadá.

La primera ronda del proceso, que se desarrollará durante una semana en las instalaciones de la Universidad del Pacífico, coincide con la visita que hará a Colombia el primer ministro canadiense Stephen Harper, para reunirse con el presidente Álvaro Uribe Vélez.

Según el ministro Luis Guillermo Plata, esta nueva negociación obedece a la política de internacionalización de la economía colombiana, que busca obtener acceso preferencial estable y de largo plazo en los principales mercados del mundo.

“Las características del mercado canadiense, sumadas a la complementariedad de nuestras economías, representa amplias oportunidades para las exportaciones colombianas”, dijo el funcionario.

Manifestó que en tal sentido, productos tan diversos como las hierbas frescas, frutas y verduras congeladas, flores, azúcar y melazas, gelatinas comestibles, panueños faciales, papel higiénico, artículos de vidrio, maderas, artículos para cocina, pijamas y ropa de hogar, entre otros, presentan en principio un buen potencial para llegar al mercado canadiense en condiciones favorables.

Colombia y Perú irán de la mano en esta negociación. Sin embargo, como en el caso de la que se realiza con los países de la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA, por sus siglas en inglés), el resultado final serán dos tratados independientes. Y si bien, en principio sólo estos dos países andinos entraron a la negociación, queda abierta la posibilidad para que otros se sumen.

El Tratado que se negociará corresponde al esquema de los llamados “Acuerdos de Última Generación”, que abordará, aparte de los temas de acceso a mercados, lo relacionado con Servicios, Inversión, Propiedad Intelectual, Compras Públicas y Cooperación en asuntos laborales y ambientales.

La inclusión del tema de inversión reviste importancia, dado el interés de Colombia de atraer cada vez más capital extranjero. Hoy las inversiones canadienses en el país son del orden de USD$1.000 millones, especialmente en los sectores de telecomunicaciones y energía, en los cuales ha crecido de forma sostenida desde la década de los noventa.

Durante los últimos cuatro años, las empresas de origen canadiense también han invertido en las áreas relacionadas con productos alimenticios, explotación de minas, fabricación de papel y calzado, educación, transporte e industria. La estabilidad en las reglas de juego que ofrece un TLC sin duda contribuirán a estimular aún mayores flujos de inversión.

Durante esta primera Ronda se reunirán las mesas de Reglas de Origen, Acceso a Mercados (tanto de bienes industriales como de agrícolas), Defensa Comercial, Políticas de Competencia, Inversiones, Servicios (telecomunicaciones y comercio electrónico; entrada temporal de personas; servicios financieros y servicios transfronterizos); Asuntos Institucionales, Solución de Controversias, Procedimientos Aduaneros, Facilitación del Comercio, Asuntos Sanitarios y Fitosanitarios, Propiedad Intelectual, Compras Públicas y Obstáculos Técnicos al Comercio.

Las deliberaciones se cumplirán del 16 al 20 de julio, y al igual que en las negociaciones realizadas recientemente con Estados Unidos y con los países del Triángulo Norte de Centroamérica, los empresarios interesados en seguir de cerca la negociación, dispondrán de un espacio (cuarto de al lado) destinado para tal fin.

Como ha sido costumbre, el jefe del equipo negociador de Colombia, y viceministro de Comercio Exterior, Eduardo Muñoz Gómez, presidirá los informes que, diariamente, se presentarán al sector privado sobre el avance de la negociación

Las exportaciones colombianas hacia Canadá estuvieron cerca de duplicarse entre 2001 y 2006, al pasar de 146 a 275 millones de dólares en ese lapso. Por su parte, las importaciones de ese país aumentaron de 203 a 394 millones de dólares en el mismo período.

“Hoy en día Canadá representa para las exportaciones colombianas un mercado superior al de países como Chile, o como los miembros del Mercosur”, precisó el jefe de la cartera de Comercio, Industria y Turismo.

Hullas térmicas, café sin tostar y sin descafeinar, claveles miniatura frescos, panela, queroseno (combustible doméstico e industrial), azúcares de caña o remolacha, fungicidas, gelatinas y derivados, fregaderos, bañeras e inodoros, partes de aviones o helicópteros y bombones, caramelos, confites y pastillas, hacen parte de la canasta exportadora procedente de Colombia, que hoy consumen los canadienses.

Los colombianos, por su parte, se surten de trigos para siembra, volquetas, cloruro de potasio, papel prensa en bobinas, alambre de cobre refinado, aviones, lentejas, cebada, arvejas secas, sustitutos sintéticos de plasma humano y propulsores a reacción, procedentes de ese mercado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?