| 10/13/2010 6:40:00 PM

El juego de Monopoly más caro del mundo llega a Wall Street

El juego de Monopoly más caro del mundo, con un tablero de oro de 18 quilates y valorado en dos millones de dólares, llegó a Wall Street para que a partir del próximo viernes lo pueda ver el público que se acerque a esa popular zona de Nueva York.

Nueva York.- El Museo Estadounidense de Finanzas, que tiene su sede en el número 48 de la famosa Wall Street -que da nombre al poderoso financiero estadounidense-, informó hoy de la llegada de esta peculiar versión del juego de Parker Brothers, en el que sólo los dos dados valen unos 10.000 dólares, ya que sus 42 puntos son diamantes tallados.

"El juego es un símbolo de Estados Unidos y se popularizó durante los difíciles tiempos de la Gran Depresión. En estos también difíciles momentos, este valioso objeto traerá alegría a nuestros visitantes", aseguró el presidente del museo, David Cowen, en un comunicado.

El tablero y todos los accesorios -que aparecen en el Libro Guinness de los Récords por su valor- fueron creados en 1988 por el joyero estadounidense Sidney Mobell, cuando la onza de oro costaba cerca de tres veces menos que ahora, que está en máximo históricos, y sólo había sido mostrado al público en un torneo de Monopoly que se celebró entonces en Londres.

Para su estreno en Wall Street, donde se mostrará al público por dos años, Mobell acudirá el viernes al Museo Estadounidense de Finanzas, que ha recibido el preciado juego gracias a una cesión de la Institución Smithsonian, a la que el artista donó su obra en 2003.

El museo también organizará ese día un torneo entre jugadores jóvenes del que está considerado el juego comercial de mesa más jugado del mundo tras sus más de cien años de historia.

 

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?