| 9/20/2011 2:50:00 PM

El "holding" real marroquí se deshace de sus empresas alimenticias

El "holding" marroquí Sociedad Nacional de Inversiones (SNI), en el que la familia real marroquí posee la mayor parte del accionariado, negocia la venta de sus empresas dedicadas a la producción agroalimentaria.

El responsable de la Sociedad Nacional de Inversiones, Karim Chbani, explicó a Efe que la operación de venta de acciones de estas empresas se ha puesto efectivamente en marcha, pero aseguró que no dispone de un calendario concreto.

La venta incluye parte del paquete accionarial de Cosumar -de refinerías de azúcar-, la productora de leche Centrale Laitière, la fabricante de galletas Bimo (las tres son líderes en sus sectores respectivos), más la empresa térmica marroquí Sotherma, detalló la misma fuente.

Sin embargo, no quiso confirmar que el grupo azucarero Cosumar, donde SNI posee el 63% de acciones, será objeto de la próxima venta, tal y como publicó hoy el diario marroquí Ajbar al Yaum.

El holding real vendió el pasado julio el 41% del capital de la empresa de aceite Lesieur Cristal a la francesa Sofiprotéol por un total de 1.300 millones de dirhams (115 millones de euros).

La sociedad Cosumar, cuyo capital es de 2.821 millones de dirhams (251 millones de euros) realizó en 2010 un volumen de negocios de 5.810 millones de dirhams (517 millones de euros).

El grupo Omnium Nord Africain (ONA) -vinculado a la familia real marroquí y con acciones también en el sector pesquero, minero, de telecomunicaciones o comercial- y la Sociedad Nacional de Inversiones (SNI) decidieron el pasado marzo de 2010 cambiar su estrategia mediante una fusión entre los dos grupos y una retirada de la bolsa.

La siguiente etapa consiste en vender sus empresas agroalimentarias para convertirse en un holding de inversión.

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?