| 9/16/2005 12:00:00 AM

El Gobierno insiste en que el TLC estará listo para octubre

Manifestaciones en Cartagena y Bogotá rechazando el acuerdo.

El Gobierno colombiano mantiene la intención de concluir en octubre próximo las negociaciones del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos.



Así lo manifestó Hernando José Gómez, jefe del equipo negociador de Colombia, quien dijo que si bien el plazo máximo para concretar el Tratado vence en noviembre, la idea tanto de Colombia como de Estados Unidos es concluir las discusiones un mes antes.



"Es claro que hay una decisión de tratar de terminar y la orden que hay -por parte de Estados Unidos, también, como por los equipos (negociadores) de Perú y de Colombia- es buscar poner en la mesa las flexibilidades, para tratar de hacer ese cierre antes de finalizar noviembre, como plazo máximo, y estamos apuntándole a octubre" señaló el funcionario.



Gómez sustentó su afirmación en el trabajo que se ha venido desarrollando durante las últimas semanas al más alto nivel por parte de los gobiernos de Colombia, Perú y Estados Unidos, para lograr este objetivo.



"Es fruto de las visitas que hicimos con el ministro (de Agricultura, Andrés Felipe) Arias y el ministro (de Comercio, Industria y Turismo, Jorge Humberto) Botero a Estados Unidos. Fruto de la visita que también hicieron los peruanos, fruto de la visita que hicieron el presidente Uribe y el presidente Toledo al Congreso americano la semana pasada y las reuniones que se sostuvieron a ese nivel" subrayó el funcionario.



También dijo que la intención de finalizar en octubre obedece a los problemas que surgirían de no finalizar la negociación en el plazo propuesto, debido a que la atención de Estados Unidos estaría centrada en la reunión ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC), prevista para noviembre.



"Los Estados Unidos nos han dejado saber que más allá de la tercera semana de noviembre, toda su atención va a estar centrada sobre la reunión ministerial de la OMC en Hong Kong", reveló Gómez, al explicar que si, en últimas, no se lograr definir el Tratado en el plazo máximo establecido para noviembre, la negociación se prolongaría para el año entrante, con los riesgos que esto supondría.



"Lo que si no podemos de ninguna manera perder de vista es que después de la tercera semana de noviembre eso (el TLC) ya se iría para el otro año, con todo el cambio de condiciones de negociación, que eso pueda implicar" advirtió Gómez.



Sin embargo, reiteró que el Gobierno estará listo para firmar el TLC con Estados Unidos sólo cuando haya un paquete de negociación que satisfaga los intereses del país, advirtiendo que si a final de octubre todavía no hay un paquete suficientemente maduro, el equipo negociador se tomará un tiempo más -dentro del plazo fijado hasta noviembre- para concretarlo.



En Cartagena marcharon millares de personas en medio de un torrencial aguacero y bajo la vigilancia de fuerzas policiales y militares que bloquearon el ingreso de personas al Centro de Convenciones en donde centenares de delegados y observadores participan en la negociación.



Las marchas callejeras fueron convocadas por la CUT, la mayor organización sindical del país, partidos opositores y movimientos indígenas y sociales en las capitales de los 32 departamentos de Colombia.



En Bogotá, tres marchas simultáneas en las que participaron mas de 5.000 personas, congestionaron el centro de la capital colombiana.



"Este es un ejercicio democrático y pacífico, para manifestar nuestra preocupación que no es solo de los sindicatos sino también de algunos empresarios, por la pérdida de empleos como consecuencia de este tratado", manifestó Rodríguez.



Señaló que el sector que sufriría el peor impacto es la avícola, si se permite la libre importación de piernas de pollo, que es una producción de desecho en los Estados Unidos. El cálculo es que perderían 250.000 empleos. Agregó que en menor grado se afectarán los campesinos dedicados a los cultivos de trigo, arroz, aceite de palma, maíz y leche en polvo.



Una oposición mas radical expresó la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) que amenazó con liderar un movimiento popular para derrocar gobierno si firma el TLC.



"Si Alfredo Palacio firma el TLC debe aprestarse a despedirse del gobierno", dijo en Cartagena Rafael Pandam, secretario de relaciones internacionales de la organización indígena a la agencia Altercom.



"El TLC constituye una guerra de exterminio hacia los pobres, una violación a nuestras economías y leyes nacionales. Ha empezado por afectar a la seguridad y la soberanía alimentaria con la invasión de productos subsidiados, transgénicos y basura, pero apuntan hacia la expropiación de nuestras tierras, los recursos naturales, la biodiversidad y nuestros conocimientos ancestrales", agregó.



Entre tanto, el jefe de los negociadores de Colombia, Hernando José Gómez, afirmó que al terminar el viernes la ronda de Cartagena se espera dejar concluida en un 90% la negociación. "Lo que nos queda es lo mas difícil", dijo.



Anunció que habrá una última ronda de negociaciones en octubre con el objetivo de firmar el TLC antes de concluir el año pues los Estados Unidos han manifestado que la negociación no debe dilatarse mas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?