| 9/1/2010 2:45:00 PM

El Gobierno declara desierta la licitación para satélite colombiano

El Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de Colombia declaró hoy, por segunda vez, desierta la licitación para el diseño, fabricación, lanzamiento y puesta en operación de un satélite de comunicaciones.

Bogotá.- El ministro de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, Diego Molano Vega, indicó a los periodistas que solo se recibió una propuesta de la empresa China Great Wall Industry Corporation, la cual fue rechazada con base en las recomendaciones del comité evaluador.

"La licitación se declaró desierta atendiendo las recomendaciones de un comité evaluador que revisó los aspectos jurídicos, financieros y técnicos de la propuesta y concluyó que la oferta presentada no cumplía con los requisitos", dijo Molano.

La licitación tenía por objeto buscar una empresa que hiciera el "diseño, fabricación, lanzamiento y validación de desempeño en órbita del Sistema Satelital de Comunicaciones Sociales de Colombia (Satcol)".

En diciembre del año pasado, Colombia declaró desierta por primera vez la licitación internacional para la construcción del satélite, a la que solo se había presentado la compañía rusa Information Satellite Systems-Reshrtnev Compañy.

El satélite colombiano es un proyecto que data de hace varios años y cuyo valor se calcula en US$230 millones.

Colombia aspira a que con el Satcol se puedan conectar, por Internet y telefonía, 30.000 puntos del país, entre ellos hospitales, colegios, bibliotecas y batallones, y confía en que esté en órbita en 2012.

El Satcol pesará unas cuatro toneladas, de las cuales 2,4 corresponderán al combustible que se utilizará no solo para ponerlo en órbita, sino para que se mantenga en su lugar durante sus 15 años estimados de operación.

 

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?