| 3/16/2006 12:00:00 AM

El Gobierno cerró 2005 con un déficit del 4,8%

Con un déficit fiscal menor al programado y uno de los más bajos de los últimos años, terminó el Gobierno Nacional Central el año 2005.

De acuerdo con el documento 03/2006 elaborado por el Consejo Superior de Política Fiscal (Confis) de cierre del Sector Público Consolidado correspondiente a 2005, el déficit del GNC fue del 4,8 por ciento con relación al PIB, menor al alcanzado en 2004 que fue del 5,5 por ciento e inferior a la meta del 4,9 por ciento acordada con el Fondo Monetario Internacional.

Como informó anteriormente el Ministerio de Hacienda, el Sector Público Consolidado (SPC) culminó el 2005 en equilibrio fiscal, es decir un déficit fiscal igual a cero.

Este resultado de equilibrio fiscal no se veía desde 1994 y fue totalmente inferior a la primera meta fijada por el Gobierno del 2,5 por ciento y a la del 1,2 por ciento convenida con el Fondo Monetario Internacional.

La situación fiscal del Sector Público Consolidado -que en 2005 finalizó en equilibrio- es el resultado final de mezclar los déficit y superávits de varios sectores: por ejemplo del Gobierno Nacional Central; del Sector Descentralizado; del balance del Banco de la República; del Fogafin; por el costo de la reestructuración financiera y por una discrepancia estadística.

Si se suman el déficit del 4,8 por ciento del Gobierno Nacional Central; el superávit del 4,5 por ciento del Sector Descentralizado; el superávit del 2,1 de la seguridad social; del 1,3 por ciento de las empresas del nivel nacional; del 0,4 por ciento de las empresas de nivel local; y otros superávits pequeños, se tiene como resultado el equilibrio fiscal del Sector Público Consolidado (SPC).

GOBIERNO CENTRAL

En el caso del déficit del GNC que fue del 4,8 por ciento, el documento del Confis afirma que superó las proyecciones del Plan Financiero y es el más bajo de los últimos años.

En 2002 cuando comenzó el Gobierno de Álvaro Uribe Vélez, el déficit del GNC fue del 6,1 por ciento; en 2003 mejoró a un 5 por ciento del PIB; en 2004 subió al 5,5 por ciento y en 2005 descendió al 4,8 por ciento.

¿Por qué mejoró la situación fiscal del Gobierno Central? Por los mayores ingresos tributarios, la mejor actividad económica, pero también porque los gastos crecieron menos que en años anteriores.

El déficit del 4,8 por ciento del GNC resulta de cruzar unos ingresos por 45,8 billones de pesos contra unos gastos de 59,4 billones de pesos.

LOS GASTOS

En 2005 los gastos totales crecieron en 10,3 por ciento en relación con 2004 y dos rubros concentraron el 75 por ciento de esos gastos.

Por concepto de intereses se cancelaron 9,8 billones de pesos; por pensiones ante la terminación de las reservas del Seguro Social se giraron 11,5 billones de pesos; por transferencias a municipios y departamentos para inversión en educación, salud y saneamiento básico, el Gobierno entregó 14,6 billones de pesos; y por otras transferencias por 8,2 billones de pesos.

Con relación al manejo y a la composición de la deuda el documento del Confis señala que los pagos disminuyeron en 4 por ciento frente a los de 2004. ¿Por qué? Porque bajó el servicio de la deuda externa y creció el de la deuda interna y eso se logró por la estrategia de recomposición del Gobierno y de disminución del riesgo cambiario.

Mientras que en 2003 la deuda interna representaba un 51,8 por ciento de la deuda total, en 2005 subió al 64,8 por ciento.

En inversión se gastaron 4,2 billones de pesos y los rubros principales fueron el Plan 2500 de repavimentación de 3.200 kilómetros de vías que actualmente adelanta el Gobierno; la contratación de servicios educativos para la población vulnerable y el fortalecimiento de planteles de educación básica y media; y por el Censo General que hizo el DANE.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?